miércoles, 28 de febrero de 2018

Doki Doki Literature Club


Alerta: Debido a la naturaleza de este juego es imposible hablar de el sin caer en algún que otro spoiler que puede arruinar la experiencia de descubrirlo por un@ mism@, que es el gran aliciente de este. Si sigues leyendo es bajo tu propia responsabilidad.


Cuando uno empieza a leer Saya no Uta, este abre la historia con diversos y grotescos planos detalle de diversas partes del cuerpo de un ser abominable mientras suena su ininteligible voz y de fondo se puede escuchar "Schizophrenia" Esto más alla de causar desconcierto en el espectador además de repugnancia es una declaración de intenciones que el propio juego hace para que desde el mismo instante que el jugador lo empieza sabe a lo que se esta enfrentando y de querer proseguir hundiéndose en al abismo, ya esta avisado.


Cuando Doki Doki Literature Club (Que ahora abreviare como DDLC) empieza avisa ya al jugador de lo que se esta enfrentando (mediante un aviso en pantalla) aunque en los momentos posteriores el jugador (que se encuentra iniciando el juego) no tome en cuenta. Hasta que no se activa el detonante adecuado, DDLC se presenta como la tipica premisa aburrida de siempre, con personajes estereotipados y situaciones cliche y aunque parece que no ya desde el mismo inicio, el juego ya ha hecho su declaración de intenciones.



Porque lo que hace mágico a DDLC es que es juego de sorpresas y de contraste, aunque por ejemplo el jugador sabe el porque se activa el disparador que altera la concepción del juego, cuando lo ve con sus propios ojos aunque lo conoce, le horroriza igual... Y aunque sabe que el juego puede plantearle algo macabro o algo que escapa a su lógica lo sigue leyendo...

Más alla de la critica a falta de individualidad y reivindicación de la libertad que trata como temas principales. Son la falta de seguridad y la poca sensación de poder provocadas en el jugador las armas con las que juega DDLC y las que de verdad se quedan en el imaginario persistente de aquel que le da una oportunidad a la obra de Don Salvato.



Todo esto combinado con un villano que trabaja entre bambalinas que no sera de los mejores escritos pero capaz de potenciar esa sensación de inseguridad en el jugador y que poco a poco va dejandose ver para al final descrubirse a sí mismo, aunque ya el jugador nuevamente este avisado de antemano de quien era, sigue siendo clave para potenciar la sensación que quiere transmitir la obra a lo largo de toda su trama y que cumple con creces.

Quizá su punto más negativo es su nula rejugabilidad, DDLC es un affaire jugabilistico, te lo pasas bien (o mal) lo consumes y a otra cosa. Aunque posee diversos easter eggs y varios finales apenas pasan de ser nuevas formas de desconcertar al jugador o unas pocas lineas cambiadas durante el ultimo acto, por lo que una vez leída (Yo tarde unas 5 horas aproximadamente) la obra tiene poco que ofrecer al jugador y más si quiere dar una segunda vuelta (Todo el pescado esta ya vendido). Eso y que precisamente su argumento no deja mucho mas que entrever ni tiene un significado especialmente profundo, lo deja en clara desventaja con otros grandes de su sector.

Aun así DDLC es una experiencia única que merece ser vivida (No dejéis que otros la jueguen mientras miráis, hacedlo vosotros) Con sus mas y con sus menos sigue siendo una historia altamente disfrutable que pondrá los pelos de punta, hará saltar a más de unos pocos además de dejarlos alguna que otra noche en vela. Solo esperemos que trascienda y no sea un simple producto del aquí y del ahora... Ah y una cosa mas.

JUST MONIKA



No hay comentarios:

Publicar un comentario