sábado, 9 de enero de 2021

GOTY Impopulares 2020 (Pandemic edition) Parte I: Menciones de honor y otros


Si os soy sincero, pensaba retrasar este conjunto de entradas, no hasta febrero como el año pasado, pero sí hasta finales de este mes, dado que quería aprovechar y analizar un par de cosas antes; sin embargo se han juntado el hambre con las ganas de comer, ya que viendo al resto de mis compañeros de Zona delta a la par que gente de otros lados subiendo sus GOTY del recién, terminado año, no he podido al final resistirme a adelantar la ansiada pero impopular entrega de premios que hace gala esta casa y la cual lleva ya, la friolera de tres ediciones.

Sin embargo esta gala será un poco distinta, dada la ingente cantidad de juegos superados por mí este año (las gracias a la pandemia por supuesto) he decidido dividirla en dos partes, la primera, centrada en todas las menciones de honor con todos aquellos títulos que aunque no me han gustado tanto, merecen unas palabras y la segunda más orientada a lo que más me ha gustado en el ámbito videojuegil de un año de luces y sombras.

Dado que estamos en términos más coloquiales ante los miembros de "la segunda división" de los GOTY, su formato será cercano a lo que ya mostré en la sección de "Reseñitas rápidas" con un poco más de texto y elaboración en el proceso.

Sin más dilación... ¡Alla vamos!


-Juegos que me hacen arquear una ceja-

Warframe: Otro juego que empecé con unos amigos en cuarentena para matar el tiempo, lo gracioso es que no era mi primer acercamiento a la obra y tanto ahora como antes mis motivos para abandonarla siguen siendo los mismos. Aunque con un gameplay brutal, la trama tarda demasiado en arrancar, los mundos y dinámica de misiones acaban volviéndose demasiado aburridos conforme avanzan las horas, además de que el mínimo avance requiere o una gran inversión de tiempo o dinero para arrancar. Al final prevaleció hasta menos que el Soulwalker en nuestra memoria.

Yooka-Laylee: El sucesor espiritual de Banjoo-Kazooie, así como de otros plataformas 3D de la época, esta cargado de buena intenciones, sin embargo le falta la chispa que su referentes poseen para conectar. Además aunque en duración trabaja a un nivel cercano; aquellos que vinieron antes consiguen captar tu interés mejor y no hacer tedioso el recorrido con unas cuantas horas a las espaldas, cosa que en un juego de esta índole, acaba agradeciéndose enormemente.


Shadow Warrior 2: Un FPS a caballo en las sensibilidades modernas y las que se destilaban a finales de los 90, principios de los 2000 pero que se queda a medio gas en todo lo que intenta. Mecánicamente es divertido, además durante las primeras horas se siente fresco pero la formula acaba quemándose demasiado rápido, dada su necesidad de plantear recadeo innecesario para avanzar, así como el reciclaje de tanto enemigos como localizaciones. Por otro lado la trama es predecible y aunque Weng lo suaviza con humor verde, este es muy básico, haciendo que los chistes pierdan fuerza tras un rato, pareciéndose más a una comedia adolescente que a otra cosa..


-Son "Meh" pero hay que mencionarlos igual-


Spiritfarer: Un precioso juego de gestión, que intenta hablar sobre la muerte y la dificultad que presenta despedirnos de aquellos que queremos, pero que tropieza en el intento en todo lo que pretende. Con esto no pretendo decir que la obra de Lotus sea mala, pero la gestión que ofrece no tiene una curva constante de progresión, además esta empaña la relación con los constantes secundarios que pueblan nuestro barco, haciendo que más que un viaje donde los conocemos, para al final despedirlos con cariño, se vuelva más una cuestión de ir transitando entre encargos de los mismos, con leves pizcas de su pasado en el proceso, para al final simplemente dejarlos marchar, pasando al siguiente sin contemplaciones.

My Friend Pedro: Curioso juego que bebe de la brutal premisa de Hotline Miami, con mecánicas frenéticas, que premian la creatividad, con ejecuciones perfectas, acercándose en el proceso a una obra de tinte más arcade. ¿Entonces en que falla? Simple... Como le pasa a otros mencionados aquí este año, su premisa esta más estirada que un chicle, por lo que un juego que siente vertiginoso a la par que espectacular, acaba uno viéndole las costuras demasiado rápido, además excepto su jefe final, que presenta un reto interesante y diferenciado, el resto de objetivos a batir acaba volviéndose más de lo mismo pero con diferente skin. Al menos es corto dentro de lo que cabe...

The Division: Uno de mis pozos de horas este año, además de ser uno de esos juegos que amo y a la vez odio. Muy cercano a la realidad esta obra de Ubisoft nos plantea como agente, estabilizar la situación en una Manhattan azotada por una epidemia, para ellos nos enzarzaremos en constantes misiones de salvar civiles, proteger a los cuerpos de seguridad o asegurar suministros mediante la eliminación constante de oleadas y oleadas de enemigos, agazapados en parapetos. Aunque brilla más en las misiones de la trama principal, al final se resumen en el mismo diseño, pero mejor ejecutado; todo eso combinado con un sistema de recompensas basado a su vez en hacer recados. Por lo que es el típico juego que sin podcasts en vena o junto con amigos es difícilmente disfrutable pasado un tiempo, pero que no se porque me ha calado lo suficiente para querer volver a él.


Minecraft Dungeon: Accesible Diablo-Like, que nos permite crearnos nuestro propio avatar y sumergirnos en una variante del mundo de cubos, en el que algunos hemos pasado muchas horas. Funciona bastante bien, pero su propia naturaleza le pasa factura. Haciendo que aparte de demasiado simple; en un juego como este que el contenido opcional o post-game sea imprescindible, aquí este ausente a menos que se compre el DLC. Quizás si no fuera porque no es un genero que me fascine estaría más alto en esta edición, pese a sus carencias.


Metro 2033 Redux: Obra basada en la novela homónima, mejorada para la ocasión, pudiendo elegir entre tener la experiencia original o la cercana a su secuela. Sin embargo aunque remasterizado sus aristas se siguen notando, sigue siendo obtuso en algunas partes, la trama esta contada a través de imágenes estáticas con texto y excepto un par de personajes, el resto son totalmente olvidables, hasta el propio Artyom, podría ser cambiando por cualquier avatar sin notar la diferencia. Eso sí independientemente del modo, aquí racionar bien nuestro equipo, controlar el oxigeno de nuestra mascara de gas y evitar algunos enfrentamientos sigue siendo crucial. Combinado por supuesto con una ambientación muy verosímil.

Carrion: Con la original premisa de interpretar al que siempre es el villano de la historia, debemos escapar de un complejo de laboratorios interconectado. Con un sistema de progresión y diseño de niveles de un metroidvania deberemos ir desenterrando la historia de nuestra criatura a medida que vamos meditando cada uno de nuestros enfrentamientos y recorriendo las instalaciones, sin mapa... El mayor problema aquí es ese, no estamos ante un juego largo, pero otros de su genero lo hacen mejor en lo que Carrion intenta, además de que por supuesto, hacer perder tiempo al jugador porque esta a ciegas, sin saber su próximo destino es una excelente manera de por sí tedioso, un juego que por su estilo y duración invita a lo contrario. Eso sí controlar a un monstruo sigue siendo un acierto y quizás con algunos errores corregidos, una secuela, apuntaría mucho más alto.

Halo Wars: Curioso RTS basado en la franquicia de FPS más querida de Microsoft. Más allá de una completa campaña donde nos pone en todo tipo de situaciones, no es un juego que tenga mucho más que ofrecer, su trama cumple y como juego de su genero más de lo mismo, quizás para algunos esto sea un impedimento o algo a tener en cuenta, pero para mi, cumplió su función sobradamente el par de días que me duro, sin más.

Fractured Minds: Walking simulator muy breve (De menos de una hora) donde interpretamos a una persona con algún tipo de enfermedad y la carga que lleva socialmente con ella. Es un juego que apunta maneras y que de tener más gente y dinero detrás en el proceso, seguramente hubiera sido una gran obra. Dadle aunque sea un tiento, pero que no sea para sacar fácilmente logros/trofeos...


One Punch Man: A nobody hero knows: Spike Chunsoft se saca de la chistera una adaptación a todas luces regulera, con un sistema de pelea roto, combinado con un sandbox apañado que falla en más que la tasa de frames por segundo. Pero por otro lado permite jugar con tu propio avatar y con la fantasía de controlar al calvo del anti-shonen más popular del anime moderno. A día de hoy si puedes perdonarle sus fallos y te gusta la licencia es "recomendable" si no, yo iría buscando otro juego de anime basado en peleas o bien uno del genero en condiciones, que quieras o no, son más redondos...




-Esta vez sí, las menciones de honor-

Metro Last Light Redux: Secuela del irregular 2033, que corrige muchos de los errores de su predecesor, mejorado por supuesto para la ocasión. Ahora las imágenes con texto narrado dan pie y no suponen el contenido de la trama, hay pocos personajes, pero recurrentes y con la suficiente personalidad para no ser olvidables, pero ante todo Artyom aunque mudo, tiene flashbacks acerca del pasado y los errores que cometió, por lo que le da un empaque más significativo (aunque la trama sigue igual de regulera), se añaden un par de armas, nuevas localizaciones y obtener los finales se hace menos obtuso. En detrimento de la secuela, es que se centra menos en el misticismo, que es lo que hacia un lugar único al metro, a la par que su diseño esta más centrado en la acción que en la supervivencia, que es lo que también hacia al anterior angosto además de fuera de lo común, respecto a otros de su genero. Aun así apunta maneras.

Bad North: Sencillísimo juego que combina el RTS, con la formula del Roguelite, haciendo un juego donde para expulsar a los invasores nórdicos de nuestros asentamientos, pueda o ser todo un paseo o toda una odisea. Con la posibilidad de cada campaña que juguemos sea diferente, ya que la disposición de islas, aliados a reclutar y recursos cambia. Tendremos que ir arribando en los diferentes asentamientos, preparándonos para eliminar a diferentes oleadas de vikingos, con cada vez tropas más peligrosas, donde si perdemos a alguno de nuestros capitanes será para siempre, además de un sistema de recompensas ajustado, que nos llevara a hacer malabares con la gestión de nuestro hombres. Artísticamente delicioso y además muy disfrutable en portátil.


Nanopesos: Interesante videojuego de menos de una hora, que habla de la realidad social de muchos trabajadores chilenos, a los que dado su bajo salario, les cuesta llevar una vida plena e incluso llegar a fin de mes. Lo que hace especial al trabajo de Camila Gormaz, es que consigue ponerte muy bien en el papel y durante un mes de duración dentro del juego, hacerte sentir todo lo que cualquiera sentiría estando en esa situación. Además es bastante simple de jugar y cuenta con un diseño artístico bastante característico que no hace más que jugar a su favor.


Double Kick Heroes: Juego rítmico de matar zombies, junto con otras criaturas del averno de difícil clasificación. Su modo historia nos hace navegar entre conversaciones a lo Visual Novel con toda clase de fases que hacen referencia a la historia del Metal y sus subgéneros. Su mayor inconveniente, pese a su increíble banda sonora, su desternillante humor y su variedad, es su jugabilidad en sí, muy enfocada a ser exprimida y dominada para llegar lejos, lo que puede echar atrás a más de unx. Por lo demás, mis dieces.


The Touryst: Ya que nos estamos sincerando aquí, debo decir que en un principio este juego iba a entrar directamente a la sección de los GOTY principales, pero ha llegado otro juego corto para quitarle el puesto. Aun así, no podemos negar que pese en algunos momentos ser algo obtuso, The Touryst es un divertido juego de puzzles, que parece mucho más inspirado en el diseño de las aventuras de Link, que en las de Samus o Alucard. Con un humor muy característico y un sin fin de referencias a clásicos del medio. Se convierte en una experiencia que sin duda consigue acercar ese tono de "Relax" con lo más interesante que nos ha estado dando la escena indie en los últimos años y por supuesto sin un ápice de violencia.

What Remains of Edith Finch: Como ha sucedido con el juego anterior, hay otro juego de su genero que me toco más, si no, sin duda las peripecias de Edith para descubrir su pasado y con él, el del resto de los miembros de su familia, también hubiera caído en la otra parte. Sin embargo no podemos desmerecer esta trágica historia sobre la maldición que afecta a los Finch y a los personajes que la pueblan, ya que vivimos en sus carnes no solo momentos importantes en su vida, si no diversas variaciones mecánicas de un genero como es el Walking Simulator de trillado. Por supuesto es una obra que consigue transmitir más a través de lo que expone, que de lo que cuenta y eso gracias a ser intencionado, es todo un acierto.



Battletoads (2020): Continuando con el despliegue de honestidad, mi máximo acercamiento a la franquicia de los sapos de Rare, se resume en el AVGN demostrando que las primeras obras han envejecido bastante mal. Sin embargo con el Game pass bajo el brazo he tenido la oportunidad de probar esta especie de colorido y animado Beat ´em up que tiene de todo menos eso y quizás, por ser este genero uno de aquellos que sin desagradarme, nunca me ha terminado de convencer. Sea el nuevo Battletoads mi juego favorito de esta vertiente, durante el 2020 y sin duda me ha pegado más de lo que Street of Rage 4 un juego que sin desmerecer su calidad, pertenece a una saga que jamás toque de niño o adolescente y que pese a sus avances me dice más bien poco...



Bueno damas y caballeros, esto ha sido todo por hoy, si habéis llegado hasta el final de esta larga entrada solo puedo hacer dos cosas: Una, es agradeceros las ganas y el interés de leer. Dos, es que en breves, una semana más o menos, estará disponible la segunda parte donde tocare todos esos juegos que me han robado el corazón este año y para mi han sido lo mejor del 2020, sin desmerecer por supuesto a los mentados aquí, que pese a ser menos, me han hecho disfrutar o al menos pasar el rato.

4 comentarios:

  1. Muy interesante! He jugado a casi todo y estoy más o menos de acuerdo con todo. Mención especial negativa para Yooka Laylee xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el primer Yooka-Laylee tiene buenas intenciones, pero acaba siendo el demonio, es irónico, porque lo haces un poco más contenido, te trabajas un poco más los personajes y al final hasta te funciona...

      En fin gracias por pasarte Neojin y un saludo ^^

      Eliminar
  2. Gran entrada, quizás discrepo un poco con algunos títulos en particular, pero en general podemos hablar de una gran colección de títulos que has jugado este año, sin haber entrado a tus GOTYS directamente. Curiosamente jugue varios de los listados aquí jaja.

    Un saludo colega!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es como todo Zhols, al final cada uno tiene su propia opinión de cada titulo, cosas que a uno le pueden maravillar a otros no y viceversa. Igualmente estoy como tu dijiste en tu respectiva entrada, este año hemos jugado un montonazo de cosas, así que resaltar solo 4 o 5 no me parecía suficiente, por eso estas entradas se han quedado tan largas...

      Bueno, gracias por pasarte y un saludo ^^

      Eliminar