sábado, 14 de mayo de 2022

Leyendas: Pokemon Arceus es una M, pero lo Amo


Con este flamante título para la entrada, que parece sacado de uno de los post más irreverentes pero suaves del amigo Arald, toca sentarse a hablar un poco de porque una vez más, con todo dispuesto a hacer una entrega sobresaliente, Game Freak se ha quedado en un quiero y no puedo. ¡Ojo! Con esto tampoco quiero decir que estamos ante una autentica desfachatez cómo muchos otros suelen plantear, porque para sorpresa de ambos bandos, para mí este juego ha sido toda una fuente de diversión, pero eso sí, con mucho a mejorar al respecto, pero en definitiva un paso en la buena dirección. Quizás sea por el enfoque que tengo con la saga desde hace unos años, quizás sea porque simplemente he disfrutado genuinamente de la obra pese a sus enorme ristra de defectos, particularmente en todo lo referente a la parte técnica

Sea como fuere, la idea un poco de este post, es darle otro enfoque al habitual mostrado en otros medios, tanto positivos como negativos, incluso si queréis considerarlo un: ¿Es tan malo? Entraría hasta dentro de la formula, pero tampoco es mi intención per se, porque con la cantidad tan mixta de opiniones, es imposible catalogarlo de una manera concreta, sin tener algún tipo de respuesta tanto en contra como a favor, por lo que se hace más fácil, convertirlo en una especie quimera entre análisis y opinión, mucho más rápido tanto para mí, como para vosotros. Otro punto del que quiero dejar constancia antes de entrar en vereda, es que tampoco voy a malgastar mucho tiempo en sentar las bases o hacer una sinopsis, porque de este juego ha oído hablar la gente que vive hasta debajo de las piedras, les guste ya o no la franquicia. Y por supuesto las referencias a Breath of The Wild padre de todos, caerán durante la ejecución de la entrada (Para que luego no se diga, que no sigo los designios impuestos por la sagrada congregación de blogueros tuleros)

Para algún que otro despistado que llegue tarde a nuestra visión de lo que es una review de esta índole, estamos ante una exposición de mi opinión ante todo. Si odias el videojuego y estas en contra de lo expuesto, olé tú, si estas a favor de la obra, pero te molesta las cosas malas que voy a mencionar, olé tú también, pero dejad fuera la bilis al entrar, que aún es triste que en pleno ecuador de 2022, aún tenga que decirle a unos cuantos, que se relajen al ver opiniones de un trozo de plástico con un juegico dentro, muy contrarias a su limitado sesgo de confirmación... O si no, al menos leeros todo al completo, que luego nos encontramos las sorpresas... (O no quien sabe, porque últimamente no me lee ni el pirri)

¿Preparados para teletransportarnos a la región de Sinnoh de hace 1000 años y whasapearnos con Arceus? ¡Porque yo sí!


Uno de los mayores sueños húmedos de muchos de los fans más acérrimos de Pokémon, era tener un mundo vasto, donde estas criaturas caminaran en libertad, donde el horizonte visible pudiera ser explorable y por supuesto un lugar donde el descubrimiento, la superación personal junto con los lazos obtenidos se hicieran realidad. Evidentemente no era algo que con tesón, buenas ideas, apuntaladas con una buena narrativa, no fuera viable, sobre todo para un conjunto de empresas cómo Pokémon Company, Nintendo y Game Freak, sin embargo, especialmente viendo la última entrega sacada de The Legend of Zelda. Pero pese a tenerlo todo a su favor una vez, volvieron a patinar... Como el meme tan famoso de "Lo que pides en Aliexpress vs lo que te llega" Tenemos a Leyendas Pokémon Arceus, un videojuego, que demuestra muchísimas cosas, tanto dentro de la propia obra, como todo lo que la rodea en sí, una manera de contentar al fan a medias, un intento de experimento que aún se queda en pañales y sobre todo una burda manera más de sacar fácilmente billetes, entre muchas más lecturas. Un soplo de aire fresco para el benefactor, un pozo de basura para el decepcionado y un placer culpable para el jugador neutral, usuario que por hache o be, he acabado siendo yo. Porque a día de hoy, ser consumidor de la franquicia es muy difícil, no  permite que exista punto intermedio, todo gracias a muchas de las ideas anticuadas que arrastra, junto con la comunidad que la acompaña, que hacen que el conjunto apenas pueda crecer, pese a tener tan buenas ideas en este interesante Spin-off.

Para empezar, nuestro personaje se ve arrastrado 1000 años al pasado por la influencia de Arceus, dejándole en herencia su móvil, que le permite comunicarse con nuestro avatar y mandarle mensajes, esto sería estupendo, si nuestro héroe, tuviera alguna concepción de sí mismo, así como el propio dios Pokémon. Me explico ¿Os acordáis cuando hable de como existen protagonistas que funcionan más como representación directa del jugador, que entes con personalidad propia? Pues eso lo tenemos aquí, cero personalidad, cero interés por el mundo que hemos dejado atrás, ni siquiera tenemos un pasado o algo atrás del mundo moderno al que poder aferrarnos, nuestra encarnación es poco más que un muñeco de barro a nuestras ordenes, mientras que la criatura que le da nombre al juego, es en primera instancia como ese bocadillo que te salía en los juegos más antiguos cuando querías montarte en la bicicleta donde no debías, para posteriormente ser algo más a capturar. La trama no es mucho mejor, con un Equipo Galaxia, haciendo labores de colonialismo blanqueadas hasta el extremo, dos clanes tribales, representados por señores que comulgan el ecologismo y la libertad de los monstruos de bolsillo para después cambiar radicalmente de tercio, al verse impresionados por un par de acciones sumamente simples. No hablemos tampoco de los señoriales, Pokémon de alto poder custodiados por guardianes de las tribus, que un intento por mostrar una trama más episódica, localizada por áreas e intentando ahondar en temas específicos, acaba lastrada por la imperiosa necesidad de que todo se solucione de manera educada, limpia y rápida. Esto hace que incluso los dos o tres momentos de tensión que tenga la obra se vayan al traste o acaben pareciendo ridículos, sublevándose todo al gameplay, que pese a sus peros iniciales, acaba brillando con fuerza.

Y es triste, porque los personajes son visualmente encantadores y magnéticos, además de que cuando el juego se lo propone, ejecutan tanto animaciones cómo promulgan pensamientos e ideas interesantes, por ejemplo Nákara la Jerarca del clan perla es un personaje decidido, con muchas ganas de aprender y con un gran peso a sus espaldas, dada su inexperiencia en su recién adquirido cargo, pero el juego nunca explora lo suficiente muchos elementos tonales que podrían surgir de ahí, lo mismo se puede aplicar a otros personajes menores como la guardiana del clan diamante amante de la peluquería o la señora mayor encargada de proteger a Ursaluna, por poner más casos. Ni siquiera los supuestos villanos finales son interesantes, porque uno, lo acaba siendo por un choque de posturas, que el juego intenta resolver a voz de pronto de forma muy pobre, combinado con el segundo, que es tremendamente forzado, fuera de contexto y relegado a una mala excusa para achacarle a alguien los problemas acontecidos durante el desarrollo de la aventura. Por supuesto si alguien se pensaba que esto sería también una buena manera de desarrollar más a los Pokémon y nuestros vínculos con ellos, que se vaya bajando del barco, porque al final, la mayoría son presentados como herramientas, objetivos a eliminar o directamente muestran un comportamiento poco realista o natural, siendo entes más artificiales que otra cosa, tanto en los entornos naturales (uno de los elementos más criticados por la mayoría de la gente) cómo en situaciones cercanas al combate, la trama e incluso el contenido secundario...

Pero lo peor de todo, es que aunque hay cosas muy interesantes que se podrían explotar mucho más aquí, la imperiosa necesidad de no meterse en temas escabrosos le pasa factura a la obra, que de estar mejor planteada y con menos miedo de ser un poco menos blanca, podría brillar más. Incluso aunque no lo pareciera a simple vista Breath of The Wild, hablaba sobre la derrota, en un mundo bello pero decadente, al que nosotros siempre llegábamos tarde, pero en el que todavía había esperanza. Leyendas quiere hablar sobre los riesgos de los vínculos entre estas bestias y el humano, cómo es para tribus acogidas a la tradición, la sacudida de cimientos de tener un conquistador en sus tierras pregonando ideas que rompen todo en lo que ellos creen. Pero al final no es lo que busca ni el publico objetivo generalista, ni el propio fan, que están más ocupados midiendo cuantos kilómetros tiene el mapa o cuán difícil es la aventura o bien cuál es el próximo bichejo en capturar para rellenar la lista, que preocupándose tan siquiera de lo que tiene la obra que contar. Y eso es lo que hace mis queridos lectores, que tantísimos tengan que acudir a las hack-roms o a los doujins basados en esta saga, para obtener historias más cercanas a sensibilidades más modernas o que exploren ámbitos más oscuros.


Antes de pasar completamente al gameplay, mecánicas y diseño de mundo, toca pararse un poco en tanto la parte técnica, como la artística. El juego gráficamente está desfasado, tiene animaciones muy parcas, su distancia de dibujado es terrible, tiene problemas con algunas texturas, incluso para rematar se ve feo en algunos momentos que no debería verse así por la composición estética que intenta mantener, para que nos entendamos, en los momentos que el juego pretende sacar musculo en cuanto a lo visual lo borda, tiene entornos bonitos, el casting principal es espectacular, los Pokémon están bien representados, incluso llega a tener unas composiciones que empleando varios elementos son deliciosas, por desgracia en el momento que te sales de esos puntos la cosa flaquea muchísimo, con NPC reciclados, determinadas localizaciones que no dicen nada, un montón de elementos genéricos para hacer fondo (¡Vivan las chorrocientas rocas y arboles reciclados!) Por lo que al final es una de cal y otra de arena. O tienes lugares muy espectaculares a todos los niveles cómo por ejemplo el templo puntaneva, los alrededores del lago corona o las zonas marítimas de la costa cobalto, contra la gruta que lleva a la cima del monte corona, los prados de la zona inicial o el volcán de la costa antes mencionada y te echas a llorar... Al final es cómo todo, dependerá de cada uno, con su índice de tolerancia, si es capaz de disfrutar más o menos, esta diferencia de contrastes tan resaltada, que demuestra que no todas las zonas, ni personajes tienen el mismo mimo o interés para que el jugador permanezca en ellas o entable mucha conversación...

Ahora sí, vamos a lo principal, el mundo semi-abierto de la obra, uno de los elementos más criticados por muchos, pero que para mi, le da muchísimo sabor al conjunto. Leyendas nos presenta un mapa global, en el que conforme vayamos superando la trama principal podremos ir abriendo, la idea es que está dividido en una serie de regiones muy grandes, que vamos poco a poco explorando y que conforme obtenemos determinadas monturas se van expandiendo en posibilidades. Esto en sus inicios fue muy odiado, pues la gente se esperaba el "Pokemon Breath of the Wild" que mencione unos párrafos más arriba, así que encontrarse localizaciones más encorsetadas fue todo un pinchazo a las expectativas, aun así tengo que admitir que a título personal, si me parece bien planteado. Si bien es cierto que durante los primeros compases las primeras áreas se quedan cortas, dada la nula movilidad del personaje, pronto nos daremos cuenta de que es fácil pasarse mucho tiempo en cada parte haciendo labores de recolección, captura y combate, donde la mayoría de desplazamiento más capaz o veloz no tiene cabida, dejando este más para llegar a puntos del mapeado rápidamente, o bien desbloquear lugares que en un principio, ni teníamos constancia de su existencia, pero que nos dejan una sonrisa al ahora saber que existían. Es evidente que la sensación de aventuras o posibilidades es muy inferior a la epopeya más reciente de Link, pero por cómo esta diseñado el mapeado, si tuviéramos la posibilidad de acceder a todo desde el principio, directamente rompería todo el juego, ya que existen localizaciones con criaturas muy poderosas si se sabe llegar a ellas (Un besito al Infernape alfa nivel 65 que capture con mis Pokémon al 40) Además de que la poca sensación de descubrimiento que puede haber se perdería fácilmente, así que aunque si bien es cierto que podríamos tener algo mucho mejor y más grande, tampoco tenemos porque desprestigiar lo que nos han dado que tampoco es tan malo, siendo lo suficientemente variado, pero no sentirse repetido, pese a lo encorsetado.

Otra cosa muy interesante aquí, es que aunque existe el combate entre los bichejos, no es necesario en su totalidad para completar la historia, así como para hacer las labores de investigación. El juego se centra más en ir peinando lugares, descubriendo criaturas y rellenando bestiario de las mismas, donde la pelea es un factor más que puede ayudar a la causa, al contrario que en las obras más tradicionales, donde era el núcleo de la formula, para ir saliendo airoso. En definitiva, al final del día, en este Spin-off te la pasaras más buscando nuevas formas de interacción, que el pegarte de hostias con 30 Metapods seguidos para rellenar su página en la Pokedex, cosa que por otro lado el propio Gameplay favorece. Eso sí, aunque las peleas no son la salsa, siguen teniendo su propia mecánica heredada de toda la saga, su sistema de tipos se mantiene y hasta el empleo de objetos, lo que sí cambia son todo el conglomerado de turnos, ahora variados por los Estilos. Existen dos, el rápido que favorece poder golpear dos veces seguidas, pero a menor daño y el fuerte, que aumenta  tanto precisión como daño, pero te deja vendido al menos uno o dos turnos. Lo que se intenta aquí es que nos aprendamos la variación y el correcto uso de ambos, porque al final son vitales, ya que tanto los entrenadores, como los Pokémon más poderosos, conocidos como Alfas, los emplean de forma habitual, eso combinado con que ahora los nuestros se mantienen entre rondas cuando debilitamos a un enemigo, teniendo que gastar un turno completo para cambiarlos; lo que hace que el combate a mi juicio sea más variado, más exigente, pero también más frustrante, porque hay momentos que cuesta seguir bien el orden de acción y preparar buenas estrategias, por muy señalizado que el juego te lo deje. Además para más inri, se recupera el sistema de hordas, visto en sexta generación, por lo que en algunas ocasiones deberemos enfrentarnos a varios enemigos a la vez, mientras nosotros solo disponemos de un Pokémon, para hacerlo todo aún más complejo.

Porque sí, para todxs los que solían quejarse de esta saga era muy suave o directamente un paseo, les tengo que decir, que se den una vuelta por aquí. Si bien todo sea dicho no llega a unas cotas de exigencia vistas en otras obras como Shin Megami Tensei, las cosas aquí no son tan fáciles cómo venimos estando acostumbrados, es fácil que un Alfa te trinque y en la sorpresa se te meriende varios de los integrantes del grupo, ya sea por nivel o por ejecute movimientos poderosos variando los estilos, o que un entrenador en determinada parte te avasalle sacándote tres enemigos a la vez, o justo haga un cambio traiga una criatura más fuerte que la tuya y te destruya con un golpe supereficaz en el momento justo. No olvidemos tampoco, cuando te descubren los Pokémons salvajes hostiles e intentan calzarte a leches o bien las inclemencias del clima o una mala caída, fuera de combate. Tampoco me puedo olvidar de los duelos contra los señoriales, que aúnan mecánicas tanto dentro como fuera de pelea y en los que algunos son para tirarse de los pelos, pero bastante satisfactorios una vez se completan y incluso demuestran que si la empresa se pone, se puede hacer un reto lo bastante interesante para todos los públicos.


Anda que no me costó el bicho este...

Incluso con todo lo malo, me lo he pasado de fabula jugando Leyendas Pokemon Arceus. Cada vez que me ponía a los controles, fácilmente se me iba la tarde sin que me diera cuenta, simplemente paseando, explorando nuevos recovecos e interactuando con los bichitos, tan bien me lo he pasado, que con solo rememorarlo a través de esta entrada, ya me están dando ganas de ponerme a jugar otra vez (Aunque como lo hiciera, me paso todo el año viciado) Es evidente que necesita pulido en muchos elementos, pero sin duda creo que es un paso en la dirección correcta, que todo el mundo con ganas de los monstruos de bolsillo pero harto de la formula de siempre, debería probar. Lo dicho, no revoluciona nada, no hace nada que otros no hicieran antes y mejor, pero aun así consigue hacer las cosas lo suficientemente bien, para hacer que el rato merezca la pena y aunque sea de forma muy escueta, oxigena una franquicia que necesita ir tirando hacia nuevos derroteros y crecer en algo más que sea simple y llanamente en redito comercial. Así que si eres capaz de dejar los perjuicios atrás y mirar más por lo que es el videojuego, que lo que pudo ser, aceptando lo malo y disfrutando lo bueno, estoy seguro de que llegara a encantarte tanto esta pequeña alternativa, como me gustó a mí.

Y lo digo con el corazón, pues he sido fan de Pokémon toda mi vida, mi primer juego fue uno de esta franquicia y sin las tardes con mi madre aprendiendo a leer gracias al Amarillo, ahora no estaría aquí, ni escribiendo estas palabras, está claro que se lo debo todo a la saga nacida de la mente de Satoshi Taijiri, pero sin duda, la franquicia no ha crecido ni conmigo, ni con muchos que tienen sus propias anécdotas con la misma. Pokémon ha querido mantenerse donde está, se ha vuelto un espacio de confort, que puede dar a mucho más, pero que se mantiene prácticamente invariable, siendo más en los extintos Spin-offs donde vimos más las cosas brillar. Aún así día de hoy, parte de estos, ya no están o han acabado relegados más a un segundo plano, porque ni de lejos han conseguido, lo que la rama principal ha obtenido en toda su carrera, porque al igual que nosotros crecemos, nuestras expectativas lo hacen, pero todo sigue igual, por eso tanto dolor, por eso tanto odio... Pero aún así ¿Qué sentido tiene vociferar y quejarse de algo que nunca existió, que nunca va a volver? ¿Por qué no mejor simplemente aceptar y celebrar lo que ya tenemos? Es evidente que Pokémon debería ser mejor, pero no quiere ser mejor y aunque no lo parezca, muchos tampoco quieren que lo sea, pese a todos sus lamentos, así que conciliémonos con nosotros mismos y con la marca, y así por lo menos podremos o bien disfrutar de cada viaje propuesto, o al menos hacerlo más apacible más cuando poco a poco, gracias a juegos como estos, hay brotes verdes. Si no, al menos, abandonemos el barco, explorando otras vías, con más dignidad...

Aún cuando miró a Leyendas puedo atisbar muchas de las cosas que me hicieron emocionarme o soñar cuando estábamos en la supuesta época dorada de la franquicia. Aún cuando la cosa puede dar a más, soy capaz de disfrutar de lo que tanto está como otras entregas tanto anteriores y posteriores tienen que ofrecerme y eso al final del día es lo importante para mí, porque ahora puedo empezar a pensar que tanto Escarlata como Violeta cogerán alguno de los elementos característicos que aquí vimos ejecutados e incluso puedo llegar a suponer que quizás no ahora, pero dentro de un tiempo, tras varios experimentos similares a este y con las buenas ventas acompañando, empecemos a poder atisbar ese juego de Pokémon de mundo abierto, que tantos esperan, quizás no tan cercano a las expectativas que tantos tienen, pero sí a algo que Game Freak pueda manejar, con los altas cuotas de exigencia, combinadas con los escasos tiempos de desarrollo que le pone la maldita gran N. Cómo dije en un primer momento, un paso en la buena dirección, una demostración de que se podría haber llegado a más sin duda, pero que también, teniendo paciencia, pero siendo constantes obtendremos nuestro objetivo, más tarde o más temprano. ¿Por qué al final, si nos no hubieran dado una segunda oportunidad esa vez que estuvimos a punto de obtener el éxito, que hubiera sido de nosotros?

2 comentarios:

  1. ¡Muy buena entrada Spi con temebundas referencias a un servidor y a la Santa Tula! Como ya te comenté, Arceus es un videojuego que me genera dudas y tu entrada, si bien es cierto que me ha permitido clarificar algunos aspectos de la entrada, me ha dejado más dudas si cabe (Aunque esto suele terminar en compra todo he de decirlo). Por ejemplo no haces mucho hincapié en el tema de la repetición (Lo de los 30 Metapods) que era una de las cosas que había oído del juego y que más me chirriaban, por lo que entiendo que a la postre será algo disfrutable o que al menos no será para tanto. El tema del combate también me ha dejado un poco entre dos tierras pues doy las gracias por un soplo de aire fresco desafiante pero no termino de ver lo de los estilos de lucha ni ese cambio a la fórmula tradicional (Sí, con Pokémon soy uno de esos pollavieja a los que, aunque parezca mentira, no le gusta que le cambien las cosas).

    En cuanto al tema de la historia, aunque se le vean las buenas intenciones sin llegar a coronar, y el tema gráfico son algo que en un juego de Pokémon, donde básicamente busco una experiencia centrada en una jugabilidad directa, es algo que no me preocupa demasiado, aunque no me disgustaría que se trabajase un poco más este aspecto en los juegos de Pokemon ya que todo termina sumando.

    Al final del tremebundo análisis extraigo que esa M podría ser tanto de Mierda como de MQMF y también que estamos ante una bizarrada amenizada por Pokemon la cuál podría salir tanto paja como rana. Por el momento el juego no entra dentro de mis planes inmediatos, más cuando tengo al Switch cogiendo polvo desde hace una temporada, pero no te voy a negar que el leer tu entrada me vaya a servir de empujoncito para que lo compre y lo pruebe (Aunque aún tengo pendiente el Diamante Remake y están ahí las nuevas versiones a la vuelta de la esquina).

    Muy buena entrada Spi. Enhorabuena por tu texto y por ser un consagrado miembro de la Santa Tula. Un besito y un choque de tulas.

    ResponderEliminar
  2. Tremenda entrada sobre Pikachus, Spiegel Seagel, para que alguien como yo, a quien los Pikachus le generan cero interés, ya has tenido que hacerlo bien.

    Sobre el juego en sí, poco puedo aportar. Ni siquiera puedo decir que después de leer tu entrada me hayan entrado ganas de jugarlo pues, como te digo, mis aventuras en Pokémon terminaron con el amarillo. Pero me ha parecido muy interesante leer una opinión que no fuera "es una puta mierda" o "soy un fanboy de los Pikachus y esto es la mejor mierda que me he comido nunca)

    Desde luego, da la sensación de que trataron de innovar, aunque al final los resultados fuesen un poco agridulces. Sea como sea, me quedo con que lo has disfrutado que, al fin y al cabo, es lo único que importa : D

    ResponderEliminar