sábado, 18 de junio de 2022

Mis disculpas a Deux Ex: Human Revolution

Si os sincero, esta entrada no estaba programada, no tuve pensamiento en ningún momento de ponerme a escribir algo sobre esta obra de la pasada década hecha por Eidos Montreal, sin embargo, tengo cierta historia personal, con la primera aventura de Adam Jensen que simple y llanamente me gustaría transmitir. Durante cierto tiempo en el pasado por hache o por be, he intentado de una manera u otra, intentar conectar con este videojuego, afrontándolo de una manera que fuera cómoda para mí, pero aunque alguna he estado cerca de lograrlo nunca ha sido suficiente, siempre me quedaba a las puertas tras ese supuesto prólogo más cargado de acción o directamente tras la primera misión...

Pero como siempre digo, al final el cuando y él como afrontemos el videojuego, así como obras de otras artes, es vital para disfrutarlas y yo por fin, tras años de dudas por fin estaba preparado para darle a Human Revolution la oportunidad que de verdad se me merecía y vaya oportunidad. Porque sin duda estamos ante uno de esos videojuegos por los que pese a sus defectos, el tiempo no pasa en balde y que se encargó de poner en la palestra a todo un género que llevaba desaparecido en combate desde hace mucho, del cual sólo tuvimos ciertas reminiscencias en los principios de los dosmiles. Pero no adelantemos todavía acontecimientos.

Sin duda quiero que con este escrito, más que dar un análisis al uso, servir como un texto más sobre mis sensaciones e impresiones del título que junto con una de las obras de Arkane me ha llevado más quebraderos de cabeza de los que me gustaría admitir y no en el mejor de los sentidos. En definitiva y para no ser  más repetitivo de la cuenta, un poco lo que ya me ha ocurrido también con otros juegos de esta sección. Como tiende a pasar con algunas entradas, no esperéis en demasía, algo académico, cortes, tan largo o incluso tan perfilado, pues es algo que he escrito y desarrollado en cuatros ratos libres que he tenido...

¡Bienvenidos al mundo del futuro! ¡Bienvenidos a 2027!

sábado, 11 de junio de 2022

Injustamente olvidados (VII): Rhapsody a Musical Adventure


Nunca he sido un seguidor acérrimo de los musicales, es más, si me preguntas te diría que han sido muy pocos realmente los que he conseguido ver enteros, sin tener ganas de tirarme de los pelos. Tanto es así, que recuerdo con cierto desagrado e incomodidad todas esas ocasiones en las que en muchas de mis películas Disney favoritas y que tanto devore en la infancia, alguno de los diversos personajes aprovechaba para desarrollarse a sí mismo a través del canto. Sin embargo ha pasado el tiempo y aunque sigo teniendo cierta incomodidad, poco a poco, he ido consiguiendo adaptarme a las nuevas obras, que utilizan la música como motor para contar historias, emocionar a sus espectadores o directamente hacer crecer un arco de personaje. Lo que si me ha costado más, es hacerme a muchas de las tramas, que utilizaban este recurso para seguir adelante...

Si bien es cierto que el género ha tenido todo tipo de representantes, ha sido en el ámbito infantil donde se ha explotado constantemente, más aún, en las narrativas centradas en niñas o chicas jóvenes. Donde cuentos versionados por la empresa de Mickey Mouse, como la Cenicienta, Blancanieves o incluso más recientes como Enredados, utilizan este recurso, obras que lejos de desagradarme, no conseguían atraparme de la misma manera que a muchas otras personas, quizás por mi falta de sensibilidad, quizás porque el enfoque de género no era el adecuado, incluso puede ser que yo no fuera el público al que fueran destinadas. Pero con todo y pese a estar más de capa a caída en estos momentos, fueron toda una revolución en su momento y a día de hoy son la fuente de nostalgia de varias generaciones incluida la mía.

No se si por admiración o mediante estudios de mercado, Nippon Ichi, debió pensar lo mismo que yo, allá por el 98, porque después de pasarse varios años haciendo ports para SNES y PSX, así como videojuegos de Majhong, decidieron dar el salto a la palestra y hacer su propia obra, que no solo homenajearía a la vez que parodiaría todas esos cuentos de niñas, sino que además acercaría a muchísima gente al SRPG, les daría por fin el titulo de desarrolladora como dios manda, pero sobre todo les daría la oportunidad de desarrollar tanto una identidad personal, como por ultimo una saga, que sería todo un éxito en sus tierras, aunque eso, es harina de otro costal y carne para más de una entrada. Convirtiendo a Rhapsody en tanto su buque insignia hasta la llegada de Disgaea, como su titulo a la par, más olvidado hasta por sus fans más acérrimos. Así que como manda la tradición por estos lares, toca desenredar esta interesante obra, distribuida por Atlus en tierras americanas y japonesas, pero totalmente pasada por alto en Europa, hasta la llegada de su discreto "remaster" para Nintendo DS...