domingo, 18 de abril de 2021

Recordando (II): Super Mario Land 2: 6 Golden Coins


Por mucho que queramos negarlo, la memoria es muy puñetera, es fácil salir de cualquier experiencia cultural con una sonrisa y años después tras retomarlo producto de la nostalgia, llevarnos el batacazo, es incluso un miedo que se traslada a muchos consumidores, que por no estropear la experiencia que tuvieron años atrás, deciden dejarlo todo en un simple, pero feliz recuerdo.

Esto concretamente es algo que me lleva pasando a mí con la ultima entrega de Super Mario Land, para la Game Boy desde hace ya un largo tiempo, concretamente cerca de 20 años, que es la ultima vez que pude disfrutarla y que aunque pasada en un par de tardes tanto ahora como por aquel entonces, si bien es cierto que hasta que no puse a los mandos, me era difícil discernir que iba a pasar o si por otro lado acabaría hastiado como con otros juegos afectados por la nostalgia, que por otro lado, ahora que estoy metiendo la cabeza de una manera u otra en el mundo del retro, son cada vez más...

Por suerte de una manera u otra, mi experiencia con esta entrega, ha tenido más miga de lo esperado, convirtiéndola al menos a mi ojos, en una de esas obras atemporales, que pasa un poco más desapercibida, que otras entregas de otras consolas más grandes, pero que tiene mucho más que decir, que estas.

Empezando por lo básico, apenas existe argumento ni es importante en una obra de este tipo y no va más allá de encarnar a Mario para recuperar su hogar de las garras de su nuevo y flamante némesis, Wario, sin trampa ni cartón, no hay más, por lo que para ello tendremos que movernos por todos los lugares de la isla y enfrentarnos a diversos Bosses para poder abrir el castillo que una vez nos perteneció y enfrentarnos a el usurpador. La verdad es que no hay mucho más, y tampoco es que la premisa no se vea a través del contexto de las propias mecánicas.

Lo que si es interesante resaltar es que estamos ante un salto longitudinal en cuanto a diseño de niveles tanto en la propia franquicia de la maquina, como en comparación a los juegos salidos para la NES. En nuestra búsqueda para eliminar el sello de la fortaleza, visitaremos un montón de localizaciones diferenciadas cada una no solo en cuanto al background de las mismas, si no a los diferentes enemigos que las pueblan y los diferentes elementos que las componen, teniendo fases en el espacio, bajo el agua, en un bosque o dentro de un árbol, pasando incluso por cementerios y zonas donde nos encogemos. Nuevamente esto es un verdadero soplo de aire fresco respecto a obras como la trilogía de Super Mario Bros original o que continuando la idea que demostraba el Super Mario Land original de la consola, que era mucho más contenido pero muy variado.

Además aunque juega en una liga muy diferente, puedo decir sin miedo a equivocarme que 6 Golden Coins, dentro de los 8 Bits, se acerca a ser una versión en miniatura y con ciertas limitaciones, de lo acabaría siendo el legendario Super Mario World. Ya que cuenta con un worldbuilding y un desplazamiento más contenido, pero similar al mostrado por la entrega de SNES, también con unos gráficos con ciertas intenciones detrás de acercarse a la versión del cerebro de la bestia y por supuesto con una comodidad a los mandos que solo alcanzaría su zenit en los 16 Bits, hasta dar el salto cuantitativo de la Nintendo 64.


Volviendo a cosas a las que se le dan una vuelta aquí, tenemos el propio recorrido de cada fase. Mientras en los Marios anteriores, las fases se daban de izquierda a derecha. En Super Mario Land 2, las fases aunque mantienen una distribución similar se puede recorrer de manera vertical (es decir de arriba a abajo) además, siempre que quede tiempo, podemos incluso deshacer nuestro camino y volver hacia atrás (exceptuando dos o tres fases) si ningún tipo de penalización, esto permite que podamos, no solo encontrar nuevos secretos, si no afrontar las fases de al menos un par de formas más, lo que oxigena a la franquicia en el ámbito 2D y le da un nuevo matiz, que no veríamos expandido hasta la llegada del fontanero a el 3D.

Pero no es lo único, el juego cuenta con su propio sistema de economía, mientras en sus predecesores, la funcionalidad de la moneda, se limitaba a hacernos obtener una vida cuando conseguíamos 100, aquí el limite esta en 999 y podemos con ella, no solo pagar algún que otro minijuego, si no acceder a una especie de maquina, que según lo que tiremos nos dará o bien con suerte muchísimas vidas adicionales o beneficiosos power-ups, para hacernos la cosa más sencilla durante la aventura. Eso sí cuando eliminamos a los cien enemigos de rigor, también obtenemos un crédito extra, pero es algo más difícil y menos habitual, ya que cada uno como dije antes, no solo tiene su forma de eliminarse, si no que a veces es más sencillo esquivarlos para llegar a buen puerto; aunque por lo menos el marcador de muertes, se mantiene entre fases..

Eso sí, hay que recalcar, que el juego debería jugarse sin ningún tipo de save-states o con un uso minoritario de los mismos, no solo por el hecho de que el juego cuenta con sistema de guardado, si no, además porque le resta dificultad, a una obra, que exceptuando por algunos momentos eventuales, no es demasiado exigente... Esto se recalca con los secuaces mayores de nuestro némesis, jefes con una gimmick propia muy interesante, pero lastrada por el hecho de que pueden ser fácilmente derrotados, saltando tres veces encima de cada uno, sin que ninguno se libre, porque aunque podemos utilizar la flor de fuego el daño es muchísimo menor y más tedioso, que simplemente ejecutando la estrategia, antes mentada.

Wario tampoco se libra de esto la verdad, pero al menos su fase de combate es variada y ejerce muy bien de contraposición a nuestro héroe, tanto visualmente como a la hora de la pelea, ya que nos sorprenderá utilizando los mismos gadgets que nosotros, pero de diferentes maneras a las que habrá que ajustarse sobre la marcha para pillarles el punto y poder luego saltarle encima. Aunque claro, al final como dije antes, es más duro llegar en sí, hasta él, que la ultima refriega. Por lo que para bien o para mal, eso dice mucho tanto de este juego, como de la franquicia a la que representa.


Antes de dar cierre a este "recordando" es interesante mencionar el hecho de que visualmente y sonoramente es delicioso e incluso que salió una versión DX (Gracias al buen Suso, por el dato) que pone el juego a todo color, dándole un nuevo matiz, que yo por desgracia no he tenido el placer de poder disfrutar, pero bueno quien sabe en el futuro...

Pero no es lo único realmente que quiero mentar, porque el legado es importante. Y todo lo que ha supuesta esta obra tanto para mí como para muchos es menester de mencionar, ya que existen infinidad de ríos de tinta hablando de las maravillas de este juego, que irónicamente los grandes fans del fontanero tienden a olvidar. Es gracioso porque cuando era niño, aunque me maravillo, jamás pude quedarme con el nombre de este videojuego, hasta muchísimos años después, aun con el grato recuerdo grabado en mi memoria, era incapaz de recordar mucho más, aparte de que era un juego del fontanero, que lo jugué, gracias a que un amigo me presto el cartucho y que cuando íbamos a las actividades extraescolares comentábamos cada uno de los niveles, con las maneras de superarlo. Eso es algo que dos décadas después tras volver a terminarlo no he podido emular.

Es algo que se va a quedar conmigo y que no volverá, sin embargo lo que si puedo decir es que no importa la primera que la decima vez, he disfrutado, explorando las tierras de Mario, he disfrutado de volver a tener la oportunidad de acercarme a una obra como esta, tanto después con una perspectiva del medio totalmente distinta, para darme cuenta que estamos antes una obra maestra, por la que no pasan los años y que sigue siendo un referente, para muchos como yo, y espero que muchos de los que están por venir...

Y sí, hay cosas a mejorar que duda cabe, pero eso no lo hace menos importante, ni menos jugable, no como con muchos de sus compañeros de medio y de época, pero que la nostalgia ha empañado hasta limites insospechables y que los coloca en la lista de los mas queridos por tantos, en muchas ocasiones, ya en cierta manera de forma inmerecida.


Lo he dicho en infinidad de ocasiones, pero yo no crecí con una NES, una SNES, una Master System o una Mega Drive, pero sí lo hice con la Game Boy y con la PSX, pero con las más memorias hice a la par que disfrute fue la primera, que me permitieron no solo jugar con más comodidad, si no probar más obras, gracias a la magia de intercambiar juegos con los amigos, para jugar un par de tardes y luego devolvérnoslos, algo que por cierto, en cierta medida cada vez se ve menos. Así que decir que en esta ocasión he podido volver a mi infancia se ha quedado corto, no solo eso, si no he podido comprobar que escarbar en el pasado no siempre sale tan mal como uno pensaría.

El resto que pueda decir sobre Super Mario Land 2, sobra, porque es raro que en más de veinte años, no hayáis aunque sea oído hablar de él, así que si no habéis tenido aún la oportunidad de haberlo jugado o no conocíais sobre él, ya sea de cualquier manera posible os invito aunque sea a echaros una sesión, si al final os animáis, terminarlo no os llevara ni 5 horas, por lo que es perfecto para viciar una tarde e incluso para partidas cortas, si lo que os gusta es dosificar. Y creo que, si le dais la oportunidad, estoy seguro que no os arrepentiréis, incluso si sois de los que lo superaron tiempo atrás.

La verdad, es que solo puedo darle las gracias al equipo Hiroji Kiyotake bajo la atenta mirada de Gunpei Yokoi, por hacer este videojuego posible y que tantas cosas buenas, me aporto tanto hace cuatro lustros... Ojalá Nintendo se comportara y diseñara ahora, como lo hacia antaño, pero el pasado, enterrado esta y los sueños... Sueños son...

6 comentarios:

  1. Ooooh, primero de todo, mil gracias por la mención :D

    Y ahora ya centrándonos en la entrada, pues qué te voy a decir, yo soy víctima total y absoluta de la nostalgia. Aunque en mi caso rara es la vez que me llevo un chasco. Para mi volver a viejas glorias es como volver al pasado. Lo digo muchas veces, los videojuegos antiguos son mi máquina del tiempo particular.

    En cuanto a Mario, poco te puedo decir que no hayas dicho ya. Un juego facilón por lo general (aunque en su día los tres cerditos me trajeron de cabeza) pero maravilloso, con muchísima miga, que supuso un salto cualitativo enorme con respecto al anterior y que marcó el camino para otra joya de Game Boy como es Wario Land.

    En cuanto a la versión DX, que no pude evitar compartir contigo cuando vi que lo habías estado jugando (creo que es fantástica y todo fan debería conocerla), cabe decir que no es oficial. Es decir, Nintendo jamás lanzó una versión DX de este juego. El cartucho que pudiste ver en mi blog, es una reproducción que lleva cargada una ROM que alguien con tiempo y paciencia se dedicó a colorear para deleite de los fans. Como de costumbre, los aficionados haciendo lo que las compañías no hacen XD

    En definitiva, me ha gustado mucho tu entrada y de nuevo, muchísimas gracias por la mención :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh yo pensaba que era oficial... Pero bueno espero que tu comentario sirva de fe de erratas, al respecto, por si la gente se pasa a leerlo.

      Respecto a la nostalgia, debo decir que estoy en desacuerdo, hay obras que me ha pasado justo lo que comentas, entre ellas esta, pero hay otras, que simplemente por los años, por el contexto o por todo en general, no hay por donde cogerlas, especialmente las que te marcan, luego vuelves a ellas y te pegas la hostia.

      Respecto al Super Mario Land 2, yo debo decir que la primera vez que me lo jugué hará 20 años, tampoco me costo terminarlo, recuerdo hacerlo en un par de tardes en mi gameboy, pero ahora se me ha hecho particularmente más simple con los save states. Buff WarioLand es mi saga favorita por antonomasia, crecí con ellos y los queme incluso más que este Mario, supongo que algún día tocara dedicarles una entrada, pues excepto del segundo, aun conservo los cartuchos del 1,3 y 4.

      La verdad es que tengo que ver donde pillar la versión DX y a que precio, más que nada para mi colección personal, pues este es un juego que me gustaría tener para mí, aunque claro, tener siempre, tendré la ROM.

      Debería darte yo las gracias a ti Suso por pasarte como siempre y dar debate que falta hace.

      Eliminar
    2. Es que da mucho el pego XD por eso te decía que en muchas ocasiones, los usuarios llegan allí donde no lo hacen las compañías.

      En mi caso ya te digo, son escasas las ocasiones en las que las nostalgia me haya jugado una mala pasada. Así que yo recuerde, los únicos juegos que he querido rejugar y he dicho "no puedo con esto" han sido el primer Tomb Raider en su versión de Saturn (que no veo un pijo de lo que hay en el escenario) y Resident Evil 4 que me mata con el control. Por lo demás, me considero bastante tolerante en cuanto a envejecimiento gráfico, en ese aspecto no soy en absoluto exigente excepto en contadas ocasiones. Lo que peor puedo llevar es que un juego haya envejecido mal a nivel de control, pero como normalmente son cosas que ya he jugado en su día, no me cuesta cogerle nuevamente el punto. Ya te digo, para mí es como transportarme al pasado y disfruto tanto con juegos de MSX con más de 35 años, como con juegos actuales. Le pego a todos los palos vaya xD

      El primer Wario de Game Boy yo lo fundí, la de horas que le metí a ese cartucho no se pueden contar, el resto ya me gustaron un poco menos, pero el primero es posiblemente de mis favoritos de la consola.

      En cuanto a la versión DX del Mario, échale un ojo a tus mensajes privados de tuiter, te he dejado por ahí un caramelito que quizá te gusta ;)

      Un saludo, y el placer es mío, ya lo sabes! :D

      Eliminar
    3. Y que lo digas que llegan a más, si no que se lo digan a los que andan trasteando ahora con el contenido del Cyberpunk 2077...

      Yo no tengo tanto problema con el envejecimiento grafico, me duele más el envejecimiento mecánico, de diseño y a veces narrativo, que es lo que realmente me mata, no me importa que un juego se de hoy o de hace 40 años, si funciona y entretiene la putada es que todos no son así por desgracia ni han envejecido tan bien, la verdad, tanto los que he consumido por nostalgia, como los que no y si estan afectados por la de terceros...

      Respecto a los Wario de GB, todos son una maravilla, aunque el que me he pasado mil veces y me sigue chiflando es el 3, veremos a ver cuando me lo rejuegue proximamente, porque ganas le tengo la verdad.

      Si, como ya sabes justo vi el mensaje, pero suelo estar en twitter más rato que por aquí xD

      Igualmente charlar contigo Suso ^^

      Eliminar
  2. Qué buenos y qué poco se habla de ellos (los Mario Land, digo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, se hablan poco de estos grandes juegazos, especialmente el 2, que esta al nivel del super mario world, pero como muchos de los nostálgicos actuales, son los cuatro que se criaron con la NES y algún que otro sistema más, se les olvida...

      En fin, un placer verte por aquí Neojin, un saludo ^^

      Eliminar