domingo, 3 de octubre de 2021

Recordando (IV): El primer Silent Hill a través de Shattered Memories

Si hay una obra que más me haya marcado como jugador en el ámbito de los survival horror, aparte del criticado Resident Evil 3, es el primer hito del Team Silent, para la consola de quinta generación de Sony. Un juego que para muchos es inferior a su secuela salida un par de años más tarde, sin embargo, aunque la pesadilla de James Sunderland es todo una revolución dentro de su genero, la primera visita que muchos jugadores hicieron al pueblecito de Silent Hill, es simplemente mítica, o así debió pensar Konami en el año 2009, cuando le encargó la tarea de realizar una nueva versión del mismo a Climax. Por lo que Sam Barlow y sus chicos decidieron poner toda la carne en el asador, para realizar algo más que un simple port mejorado, remaster o remake. En esta ocasión teníamos una nueva versión de la mítica historia del año 99, que a través de las nuevas tecnologías disponibles (Concretamente las de Wii) exploraba otra forma de ver el terror, siendo precursor de muchos elementos que a día de hoy encontramos en otros videojuegos del género.

Transitar de nuevos por las calles del famoso pueblo, ha sido toda una vuelta a esos años, que descubría la saga por primera vez, mientras además sirve para explorar nuevas vertientes dentro de una franquicia ya olvidada, pero que en menor o mayor medida, sigue siendo uno de los bastiones más importantes de este ocio, una suerte de rencuentro agridulce lleno de buenas ideas, no siempre ejecutadas de la mejor manera. Así que aprovechando que nuevamente llega el mes de Halloween al blog, que mejor manera de estrenarlo, con sin duda una de las obras más polémicas, pero interesantes, dentro de una serie de títulos, que lentamente estaban entrando en decadencia, que pese a todos los intentos que se hicieron para volver a llevarla a la cumbre, jamás se logró. Sin duda alguna aunque Shattered Memories no es el canto de cisne, de su propia saga, por lo que pretende acercar y transmitir lo parece. Además Book of memories solo puso el último clavo en el ataúd, que luego una demo técnica como PT jamás pudo eliminar del todo...

La versión que exploraremos hoy, será la aparecida para la consola de séptima generación de la gran N, ya que aunque existieron versiones para consolas de Sony, el juego de Barlow, se siente muy pensado para ser explorado, Wiimote en una mano, con Nunchuck en la otra, explotando muchos de los elementos que servirían para hacer grande a la Wii, con juegos más "casuales" pero que aquí le van al producto como anillo al dedo y que me costaría separar de la experiencia. Por lo que si leéis a otros jugadorxs, quizás ellos tengan otras impresiones o directamente hayan jugado en otras maquinas, por lo que diferirá totalmente de lo que aquí se ha expresado.

¿Estáis preparados para sumergirnos una vez más en las calles de Silent Hill? ¡Porque allá vamos!

Como en el clásico del 99, la trama sigue la búsqueda de Cheryl, por su padre Harry Mason, tras un accidente de coche, que tienen una noche nevada en las afueras de Silent Hill. Lo interesante aquí, es que mientras vamos realizando nuestra investigación en los zapatos del mítico escritor, también tenemos sesiones de terapia, con el doctor Kaufmann, experto psicólogo, que nos hará una serie de preguntas o directamente nos propondrá unos cuantos minijuegos para analizar nuestra conducta y en base a ella, irán modificándose aspectos de la trama, en la que nos vemos envueltos. Hay que dejar algo claro, el juego de Climax, se vende como una experiencia subversiva, donde las decisiones del jugador lo son todo y donde es imposible que dos personas jugando a la obra, la conciban de la misma forma, cuando realmente no es del todo así. Por mucho que aquí cada paso dado, cada camino escogido tiene sus consecuencias, vamos a pasar siempre por los mismos puntos, es decir si llegamos al centro comercial, lo haremos de la misma manera, ya nos proyectemos como un padre responsable, alcohólico o incluso alguien con fuerte adicción al sexo; eso lo que hará es que los personajes encontrados, diálogos, partes del decorado, determinados objetos, finales o sub-finales sean diferentes, dándole mucha salsa o personalización a la historia pero sin olvidar sus principales temas a explorar.

Mientras buscamos a nuestra hija, hay determinados puntos que vemos reflejados en la trama, valores como la importancia de la familia, la propia búsqueda de nuestra identidad como individuos, el valor que tiene nuestra mente o percepción a la hora de elaborar determinadas respuestas, además depende del perfil psicológico que queramos darle a nuestro protagonista, podremos ver en menor medida, temas menores, como aquellos relacionados con el acercamiento a mujeres y los vínculos que se forman con ellas, tenemos momentos que exploran como funciones las relaciones sociales, e incluso otros que hablan como afectan determinadas adicciones, inseguridades o comportamientos destructivos a nuestra persona, familiares y allegados. A su vez la ambientación del que juego hace gala cambia la incertidumbre, con toques grotescos que nos daba la niebla, por otra más relacionada con la soledad, la fragilidad y la inmensidad que producen tanto el frio, como la nieve, esto a priori permite que se exploren otras vertientes a la hora de generar miedo, tensión e incluso horror, ya que mientras el producto original utilizaba este trasfondo como motor de la pesadilla o excusa para generar algún que otro susto con alguna que otra criatura sacada de contexto, la obra que nos ocupa, centra más el ambiente en un plano más subjetivo, más que para generar tensión de per se, que también, para acompañar al mensaje a la vez que dar nuevas pinceladas propias. Y no me malinterpretéis en la época de PSX, la oscuridad, la niebla y el oxido, también tenían esta función, pero no solo funcionaban para generar contexto...

Porque si queremos pensar en el juego de 2009, como una obra de terror, creo que estamos muy equivocados. Ya que pese a la escarcha, los entornos oscuros, y las criaturas, tenemos un juego más centrado en la exploración de entornos, recolección de objetos, toma de decisiones y uso de puzles, que deja los supuestos encontronazos con los monstruos para determinadas partes de cada cápitulo, que por otra parte se encuentran bastante scripteadas. Provocando que cada vez que llega un área, que genere un conflicto no solo nos la veamos venir, si no que en muchas ocasiones se convierta más en otro rompecabezas más, haciendo que el resto del tiempo, más allá de determinadas interacciones, estemos ante un tipo de obra menos sobrenatural, si no más costumbrista, con ciertos toques psicológicos. Esto puede echar a menos de uno o una, para atrás, si está acostumbrado al devenir habitual de la franquicia, que mezcla realidad con ficción de una forma más orgánica, dándole siempre a esa existencia alternativa, cierto toque místico, que escapa a toda compresión, por mucho que en la mayoría de ocasiones se encuentre en la mente de nuestro protagonista. Y aunque existe algún elemento que conforma pequeños jumpscares, o pequeños desbloqueables que hablan de acciones horrendas que se salen de la norma, apenas incomodan o resultan un activo decisivo, que perturbe una tranquilidad, que por otro lado transmite más el producto, de lo que pretende. Por lo que al final nos encontramos más una historia centrada en el horror o idealismo de este, que algo cercano a ese supuesto miedo, que pretendían generar las cuatros primeras entregas de la saga.

Eso sí, a favor de la trama general, si podemos decir, que se sitúa bien encaminada, aparte de generar incomodidad pobremente, nos enzarza en una búsqueda de respuestas de nuestra hija, que además implica a nuestro propio avatar, que mantiene en vilo, lo suficiente para provocar el interés en el jugador sin llegar a hacerse pesada o aburrida. Aunque nunca me he sobresaltado jugando, si ha habido situaciones, donde el titulo me ponía en tesituras, donde la tensión generada funcionaba muy bien, haciéndome total participe del momento, llegando a esa suspensión de incredulidad que tantas obras pasadas intentaban y no salía tan bien. Además que aunque no sea del todo personalizable, al terminar mi viaje junto a Harry, he sentido muy eficiente a la par que funcional la conexión avatar-jugador que se había generado, realizando o diciendo el protagonista cosas que yo haría, junto con una lectura en frío, por parte de nuestro terapeuta, de las decisiones tomadas, de forma también muy verosímil. Al final como conclusión a su apartado narrativo, consta decir, que no será el mejor exponente, ni el más sincero, pero consigue hacerte entrar en su juego muy rápidamente, haciéndote participe de muchas elementos, que en otras obras, sería fácil señalar como errores o decorado.


En cuanto a él funcionamiento, concretamente, él Gameplay, manejaremos siempre a Harry, en tercera persona, cámara al hombro, siendo nuestro Nunchuck el responsable de movernos, correr y utilizar determinados objetos, mientras el Wiimote, nos sirve para apuntar la linterna o la vista, activar el teléfono móvil, el menú de pausa, se usaran en consonancia en determinados momentos, como zafarnos de enemigos, mover objetos o por ejemplo escalar. También habrá momentos en primera persona, ya sea en la consulta de nuestro psicólogo, examinando determinados objetos o puzles, donde utilizaremos principalmente el movimiento para resolver el desafío pertinente, tocar determinado coleccionable o hacer acciones, como abrir puertas, accionar llaves e incluso sacar cajones. Si bien es cierto, que aquí no hay rompecabezas de pianos o monedas, en cuanto a complejidad se refiere, estamos ante alguno que otro que requiere concentración, haber prestado atención o directamente hacer ejercicio de lógica, todo aderezado por las características habituales de un juego salido para Nintendo Wii. Y no es baladí decir que la versión original es esa, pues el diseño de la mayoría de desafíos u acertijos, tienen mucho énfasis en tocar, mover o deslizar, ganando enteros, cuando se recrea dichas acciones, que simplemente apretar botones, para que el avatar lo haga por nosotros, siendo uno de esos títulos como en su momento lo fue GTA Chinatown, que mejor exprimen las características intrínsecas de su hardware. Eso sí, el único inconveniente es que el control, no todo es lo preciso que debería habiendo momentos donde hacer rotaciones o movimientos brucos juega malas pasadas, dando a entender que si hubiéramos tenido Motion plus pensado dentro del diseño del producto, se hubiera suavizado bastante el error.

Por otra parte, como ya adelanté, en determinados momentos de los capítulos entraremos en zonas donde el hielo se apodera de la estancia. Donde deberemos llegar al final, mientras seremos perseguidos por unas abominaciones de nombre: Raw Shock, que al igual que otros elementos del juego ven su apariencia modificada en base a nuestras decisiones. Mientras estos recorridos en una primera instancia se muestran simples, luego se van volviendo mucho más intricados, añadiendo acertijos o retorciendo las localizaciones con determinados trucos para hacerlas de difícil navegación. Aquí disponemos de varios problemas palpables. El primero en menor medida, es tanto él funcionamiento como él diseño de nuestros enemigos, ya que por mucho que su aspecto cambie, siempre cumplen la función de detener nuestro avances y ya, no cambia su pauta, no se hace más fuerte y ni siquiera más avispado, lo único que supone avanzar, implica que nos cazan un mayor número de abominaciones, ya que aquí al contrario, que en el referente original, no podemos realizar acciones hostiles, más allá de colocar obstáculos o usar bengalas, por lo que abrumar con números implica más que situaciones variadas que invitan a ver cómo deshacernos de nuevos problemas, tenemos momentos donde acabamos siendo aplastados por un mal error, que puede pasar desde un simple despiste, hasta perdernos por el mapeado. Porque sí, ese es el segundo error, conforme vamos llegando al clímax, las fases especiales con monstruos, empiezan a hacerse más farragosas de navegar, con muchos caminos que no llevan a ninguna parte, mala señalización y un diseño con localizaciones salpicadas de salas o pasillos idénticos unos de otros, por lo que acaba llegando un punto, que sin guía en la mano es difícil transitar por estos espacios, sin llevarnos las manos a la cabeza o por puro ensayo y error, hasta encontrar la solución.

Y sí, todo está al servicio tanto de la trama, como de la ambientación, una que otra parte se encuentre muy bien lograda, al no solo involucrar al frio, como eje central, si no, reutilizar muchas localizaciones, calles o lugares emblemáticos de la entrega original, a la vez, que consigue darles un nuevo enfoque, haciendo que en cierta manera, transitemos por los mismos lugares que ya una vez vimos en él 99, pero bajo un nuevo prisma. Si bien visitamos el hospital en ambas historias, en la entrega de la primera Playstation, se siente lugar más austero, donde nada es lo que parece, teniendo hasta cierto punto, un toque maquiavélico, mientras que en la obra que hoy nos ocupa, Se siente un lugar mucho más peligroso, en cierta medida aislado y poco seguro, ya que al llegar a este, no solo somos atacados, sino que además las pocas interacciones que tenemos en él lugar, indican que es un centro más propenso a ver gente herida, que a tratarla. Lo mismo podría aplicarse con la escuela, donde en ambos títulos se siente más un lugar incomodo que uno que dé lugar a la enseñanza, sin embargo en el juego de 2009, tenemos más interacciones, y existe un trasfondo directo de acoso escolar, relaciones fallidas y suicidio infantil. Las calles tampoco se sienten igual, dando una sensación más cerrada y focalizada en el trabajo de Climax, donde acaba siendo más importante el destino, mientras que en la obra del Team Silent, eran un elemento tonal más, sirviendo como interludio entre las diferentes localizaciones, con sus propios peligros, atajos, espacios o acertijos a resolver, cosa que se refinaría tanto en la segunda como en la tercera entrega.

Eso sí, al contrario que otras entregas de la saga más clásicas, este juego se halla salpicado de coleccionables, guiños y referentes, en los cuales tendremos que usar nuestro móvil, para bien escucharlos, observarlos (junto con la linterna) o sacarles fotos. Nuestro teléfono, también resulta ser una de nuestras herramientas más importantes, ya que se encuentra asociada a nuestro Wiimote y en muchas ocasiones emitirá sonido por el mismo, como ya hacía en su momento la radio espectral de la versión de Project Zero 2, para la consola, y aunque pueda parecer una tontería, me ha sorprendido el buen uso, que se le ha dado al dispositivo en este sentido, haciéndolo una parte integral de la jugabilidad, además de muy necesario para poder obtener uno de los finales más apreciados por muchos jugadores de la franquicia. Eso sí, no puedo decir lo mismo del acto en si tener tantas de estas chucherías, diarios u objetos, esperando a ser encontrados, ya que exceptuando algunos visuales o sonoros, la mayoría aportan poco al conjunto, haciendo en muchas ocasiones hacernos perder algo de tiempo en encontrarlos, sin un mínimo impacto en la trama o en el trasfondo general...


Enfrentarse a Shattered Memories implica hacerlo a una obra, que más que estar centrada en un prominente trasfondo, o la imperiosa necesidad de quitarle el sueño al jugador, lo está en contar su propia historia reimaginada del primer Silent Hill, mientras hace partícipe al jugador en esta, al darle muchas veces manga ancha dentro de su reducido espacio de posibilidades, para marcar su propia forma de llevar las cosas y en consecuencia, su propia versión de Harry Mason. Aunque los perfiles psicológicos, son más sencillos de lo que uno pudiera imaginar en un principio, invitando a jugarlo varias veces para obtener todos los finales, es mucho más divertido (al menos en la primera partida) dejarse llevar por esa sensación de incredulidad que pretende transmitir el juego, para ver si de verdad puede leernos. Ver el final de nuestro propio sendero puede llevarnos una media de entre 6-8 horas y pese a los defectos palpables en algún que otro apartado, es un sucedáneo contemporáneo que se digiere muy bien.

Quizás a muchos puede echarles para atrás el simple hecho de que no estamos ante un remaster o remake al uso, si no, más bien a una reinterpretación de lo que significa la primera obra del Team Silent. También se encuentra el añadido, de que Barlow ha dejado atrás ese oxido con ese toque tan oscuro y sobrenatural, para dejar paso a una historia más mundana, más centrada en algo plausible, pero con ciertos toques de horror, nuevamente más enfocados en los agujeros de la psique de nuestro avatar, o incluso quizás de una tercera persona. Acercarse al trabajo de Climax significa hacerlo con otra mentalidad, con una más cerca a querer disfrutar uno de esos prototipos de historias de terror actuales (donde el horror y la indefensión juegan un papel clave) pero con ciertos regustillo a la franquicia de Konami. Ya que aquí más que querer contentar al fan de per se, se intenta acercar esos elementos que hicieron grande a la saga a toda una nueva oleada de jugadores, algo que por otro lado seguiría intentando la empresa con otros títulos posteriores, sin ningún tino, dejando a la saga morir tras el despropósito que acabaría siendo la entrega lanzada para PSVita...

En cuanto a mi conclusión personal, sin duda, incluso con algunas irregularidades, me ha parecido un juego muy interesante, bastante infravalorado por el público masivo y sobre todo un acercamiento bastante interesante, al margen del primer título, al género, que además permite darle un nuevo enfoque, sin pisar o desprestigiar el material original. Otra cosa a tener en cuenta, es que dada su dificultad, duración y personalización, es un juego muy asequible para disfrutar, especialmente en su versión para Wii, que es donde se saca a relucir todo el potencial del videojuego y donde nuevamente os insto a probarlo, si alguna vez os veis alentados por todo lo que he dicho por aquí. Porque quizás no sea el titulo más fidedigno a la obra del 99, pero sí su mejor reinterpretación y sin duda uno de los títulos más valientes que he visto salir en una industria triple A, anclada en todo, menos en las ganas de sorprender.

9 comentarios:

  1. Yo lo jugué en PSP y la verdad que no me gustó mucho, pero el manejo de la narrativa me pareció espectacular así que creo que le voy a dar una oportunidad a esta versión de Wii ya que tú review me la ha vendido bastante bien.

    Muy buen post. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo un colega, que lo jugo en PS2 y me comento, que la experiencia no tiene nada que ver con la de Wii, así que te recomendaría probarlo aquí y salir de dudas, ya te digo, a lo mejor te mola y todo, porque a nivel narrativo, sigue siendo espectacular, escojas la versión que escojas.

      Gracias por pasar y un saludo Gendou ^^

      Eliminar
  2. Nunca tuve una Wii pero soy fan de saga de Silent Hill y la historia de este título en específico al darle un final más "realista" me gustó bastante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final es un juego que utiliza más la psicología y la perspectivas, para darle un enfoque muy diferente, algo que podría ser hasta cercano a la realidad, si le quitas monstruos, hielo y cosas así, así que te recomiendo echarle un ojo, me han dicho que las versiones de PS2 y PSP no están muy allá pero si no tienes Wii, pueden ser una opción, si puedes pillarla o no te importa esperar, te recomiendo entonces utilizar la consola de Nintendo, que es la versión original del juego.

      Ya me dirás si juegas Leslie, un saludo ^^

      Eliminar
  3. Mas allá del primer Silent Hill, del Origins y del segundo que me pareció sublime y que es al que más veces he jugado, podría decirse que soy profano en la materia.

    Recuerdo que cuando salió este Shattered Memories, no me llamó en absoluto la atención y después de leer tu reseña, me temo que sigue sin hacerlo XD especialmente si tenemos en cuenta que no tengo Wii y que parece ser la plataforma en la que más puntos gana el juego.

    Sea como sea, resula interesante conocer el juego desde tu perspectiva. Buen trabajo Spi.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pareciera que tienes que jugar a todos los juegos de la saga para ser un autentico experto xDD Pero ya te digo de tu lista, te diría darle una oportunidad al 3, 4, Homecoming y a este, pero ya como tu quieras.

      A mi siempre me llamo la atención y ya te digo, aunque no jugué la versiones de PSP y PS2, no supe que estaba concebido para Wii hasta hace muy poco, pero vamos es algo que se nota, y no se como demonios lo adaptarían para las otras maquinas, sin perder toda la sensibilidad que el juego requiere en algunos puntos. Te diría como le he dicho a Leslie más arriba que si te acaba picando la curiosidad lo pruebes en otras maquinas, pero a saber como va...

      Aunque ya te digo, si no te llama, pues no te llama, precisamente si algo tiene contradictorio el juego, es que su innovación es a la vez su mayor baza o peor idea, en función de según que prisma se mire.

      Gracias por tus apreciaciones Suso, por pasar como siempre y si te animas por casualidad a probarlo ya me dices. Un saludo ^^

      Eliminar
    2. Como siempre, imagino que son puntos de vista xD a mí me gusta conocer la saga en su plenitud para hablar abiertamente de ello. E incluso con eso, no me considero experto, en realidad no me considero experto en nada XD solo hay cosas de las que puedo hablar con algo más de conocimiento que de otras. Por eso te decía que me considero algo profano en Silent Hill, excepto el 2 que si es un juego que he jugado y rejugado, el resto los he jugado de pasada, y a ninguno de los que comentas he llegado a darles su oportunidad, pero no descarto hacerlo algún día.

      Si algún día pruebo este Shattered Memories, ya te cuento, aunque como dices, parece que lo suyo es jugarlo en su versión de Wii. Como dirías tú, sin prisa, algún día XD

      No hay de qué Spi, siempre es un gusto leerte :D

      Un saludo!

      Eliminar
    3. No te creas que estoy disconforme con ese punto, solo que a veces también existe la posibilidad de simplemente jugar un titulo y hablar de ese y ya, al final existen muchas variantes y no siempre, las ganas o el tiempo ayudan a hacer retrospectiva de toda una saga, además SH tiene unos cuatro primeros titulos formidables, unos cuantos a medias y un cierre bastante pobre. Yo a día de hoy no acabe Book of memories o Downpour y por algo será xDDD Respectando a ti, ya te digo que sin prisa, yo tarde años en pasarme todos los títulos de la saga que más o menos me interesaban y ya no te hablo de rejugar, que tengo que hacerlo con el 2,3 y 4, que les tengo muchas ganas (Especialmente el 2, pero ya es vicio, porque me lo pase ya unas cuantas veces) así que volviendo al quiz de la questión, aunque sea un poco y a tu manera, eres bienvenido a dar tu opinión, yo me considero profano de RE y he debatido varias veces contigo por ejemplo.

      El día que te pilles la Wii, échale un vistazo, aunque te digo, no es de los más caros del sistema, pero tampoco es de los baratitos, la otra que te queda es liberar la maquina, pero ya ahí entra tu interés en ese sentido, porque a día de hoy gastar casi 50€ en un juego de menos de 10 horas, que no sabes si te va a gustar es complicado, lo mismo se aplica a la versión de Project Zero 2, para la maquina, que lejos ambos de ser malos, palidecen en comparación a sus coetáneos en maquinas más antiguas, que suelen más respetados a la par que cotizados...

      Lo dicho, si te animas, me dices y gracias por tus apreciaciones Suso :D

      Eliminar
  4. Vaya artículo!
    La verdad es que como ya he dicho el terror no es mi genero favorito y sin embargo, sí que recuerdo haber jugado el 1 original para psone y luego haber terminado el 2 muchos años después. La verdad este lo llegue a probar gracias a la recomendación de un conocido pero en PS2 así que basta decir que no fue tan dinámico como tu expones la versión de Nintendo. Quizá si vuelvo a la saga de Silent en un tiempo, trate de hacerlo con este y en Wii.

    Por mientras, te agradezco la recomendación Spi!

    ResponderEliminar