sábado, 8 de mayo de 2021

Yakuza: Like a Dragon

¿Qué significa vivir? ¿Cuál es el precio de tener una vida plena? ¿Cómo podemos alcanzar todas aquellas cosas a las que aspiramos? Estas preguntas y muchas más es la que siempre me venían a la cabeza, en más de las 60 horas que duró mi primer transito por las calles de Yokohama en la piel de Ichiban Kasuga, que a su vez es hombre de mediana edad, con estas aspiraciones, junto con muchas más, de las cuales yo no dejo de hacerme preguntas también...

Todo esto, mientras caminamos en mundo de luz y sombras, empezando realmente desde lo más bajo, mientras poco a poco vamos ascendiendo, en lo que traducido a narrativa sería una "épica moderna" donde las gestas contra villanos que quieren someter el mundo, por motivos de poder, se convierten en luchas de poder e intereses políticos, donde prima algo más que el simple, blanco y negro.  Donde aquellos que pelean por sus ideales, pesan más que todos los demás y en cierta manera serán lo que decidan el destino de muchos de los habitantes de dos ciudades casi hermanas.

Lo prometido es deuda, así que hoy repasaremos la historia de un soñador, de un hombre capaz de darlo todo por aquellos a los que ama y que por supuesto no tiene nada que envidarle a héroes de la talla de Erdrick o el Luminario.

Para esta aventura nos pondremos en la piel de Ichiban Kasuga, un joven yakuza residente de Kamurocho, al servicio de la pequeña familia "Arakawa". Nuestro protagonista, es huérfano, criado por las gentes de una antigua casa de baño o Soupland, que desconoce la existencia de su verdadera familia y que al cumplir los 15 se vuelve un verdadero delincuente de poca monta, hasta que los azares del destino, lo hacen cometer un error fatal, que casi le cuesta la vida. En ese momento al aparecer el patriarca del clan y salvarle, su mentalidad cambia para siempre, pasando a servir al hombre que da nombre a su nuevo hogar y convirtiéndose en cierta medida en un intento de "galán" u "hombre de bien" también por supuesto gracias a la influencia del famoso JRPG: Dragon Quest.

A partir de aquí, veremos a otros personajes como Masato Arakawa, el joven señor e hijo del patriarca, conoceremos a Jo Sawashiro, tesorero y segundo al mando, además de sentir y respirar el icónico barrio tan explotado en la saga, con ese estilo ahora tan noventero. Tras acostumbrarnos a estar en los zapatos de Kasuga, veremos como su mundo se desmorona, al ver como uno de los integrantes de nuestro pequeño "clan" se ve envuelto en un crimen y en un acto de virtud y honor con Arakawa y todo lo que representa, nuestro protagonista, decide entregarse, para proteger a las personas, que lo son todo para él. Por lo que, aunque en un principio iba a estar 15 años en la trena, por un desliz acaba pasando tres años más. Lo que no esperaba el ahora joven ex-yakuza, es que el mundo del que sale es muy distinto, cuando se fue, que la familia que una vez sirvió ahora le ha dado la espalda, pero que sobre todo el hombre al que admira, no solo ahora es su enemigo, si no que además, le ha traicionado, abandonándolo a su suerte en Yokohoma...

Desde este punto Ichiban, deberá escalar desde lo más bajo, mientras busca la razón de porque su mentor ha actuado así, se conecta con su origen personal y sobre todo lidiar con la trinidad de mafias local que forma lo que se conoce como "la gran muralla de matones" la política local, para pasar luego a la nacional y sobre todo ciertos organismos que quieren ver muerta la forma de vivir de ciertas personas honradas que se ven obligadas a vivir al margen de la sociedad japonesa, que una vez más demuestra, que aunque llena de oscuridad, solo quiere mostrarle al mundo sus colores más radiantes, tapando todo lo demás.

Para toda esta cruzada, contará con una serie de aliados, también situados en los márgenes de la sociedad, que contarán con sus propios motivos de peso y los cuales de una manera u otra, dada su situación o bondad, han sido apartados y ahora ven amenazada su forma de vivir, sin ni siquiera, ser responsables de ello. Cosa que en cierta medida concuerda con los antecedentes de nuestro protagonista, que ahora además deberá lidiar con un mundo con el que difícilmente puede encajar...

Si bien es cierto que el ritmo de la trama, se siente bastante lento, al menos en sus compases iniciales, además de que muchas veces, es difícil comprender las decisiones detrás de diferentes momentos. Todo cobra sentido conforme la historia avanza, encarrilando todo en el proceso, porque Like a Dragon es uno de esos juegos en el que hasta el mínimo detalle narrado en los primerísimos compases del capitulo 1, acaba teniendo relevancia, cuando vemos precipitarse los créditos sobre la pantalla. Nada esta cogido con pinzas, ningún personaje esta de más e incluso los villanos en apariencia simples o peor escritos, tienen decisiones narrativas o late motivs, detrás y todo esto es algo que siempre suma. Gracias a que la trama también toca temas como: El honor, el sentido de la yakuza en la sociedad moderna, el significado de la verdadera familia, el sentido de la vida a determinadas edades, los efectos de la política en la ciudadanía, junto como ser un héroe en tiempos actuales. Hace que se sienta fresca, y que incluso tropos o figuras explotadas en los géneros de los que parte, nunca canse, digiriéndose todo de manera muy natural.

Por otro lado tenemos a nuestro protagonista, de origen incierto, con reminiscencias a ese pasado misterioso o fuera de lo común que tanto se gastaban en los JRPG de entre la década de los 80, terminando de perfilarse a principios de los 2000s, que aquí no solo casa tan bien, sino, que cuando tenemos la revelaciones pertinentes, se siente muy natural. Todo esto combinado con la gallardía natural de Kasuga, que aunque en primera instancia, lo acercaría a tantos personajes planos de otro tipo de obras tanto de animación, como de su propio genero, también tiene un porque, además llega tolerarse bien, dado que el juego pone a el ahora autónomo, en todo tipo de situaciones y matices, que lo hacen distanciarse de los tópicos más habituales, con situaciones que lo ponen contra las cuerdas, le hacen darse de bruces con el futuro o le recuerdan un pasado mejor pero distante que ya no volverá.

Pero no es el único, los 6 acompañantes de los que disponemos, tienen su propia subtrama en la historia, en el momento de su presentación, un arco de personaje que puede ir resolviéndose conforme subamos su afecto o hagamos determinados requisitos e incluso podemos verlos en diferentes contextos gracias al sistema de "Eventos" del juego, directamente heredado de la saga Tales of. Poniendo la guinda en Namba, primer aliado y que no solo tiene más desarrollo que los demás coetáneos, al entrelazarse su trama con ciertos sucesos de la obra, sino, que también es un personaje interesante, que esconde muchísimo más a simple vista. Tampoco puedo dejar atrás a Arakawa, que tiene un desarrollo impresionante y que se co-relaciona directamente con el de Ichiban, no solo siendo uno de los personajes más importantes para nuestro héroe a nivel de valores e ideales, sino, también de la trama, a dedicársele todo un prologo, ser uno de los principales artífices de todo lo ocurrido y sobre todo, una gran nobleza, pese a lo que puedan indicar las apariencias en primer lugar. 

Ni por supuesto al principal villano de la historia, Ryo Aoki, némesis de nuestro avatar, inteligente, carismático, pero sobre todo dispuesto a todo con ser respetado y mantenerse en la cima, retorciendo la sociedad japonesa a través de dos fuerzas muy contrarias, pero a la vez muy manipulables, cada vez más en decadencia. Sin duda un enemigo que esconde mucho más a simple vista y que con gracias al ejercicio de narración de Ryosuke Horii, conseguiremos hasta sentir cierta empatía por este sujeto, que más de una vez nos hará la vida imposible...


Cambiando de tercio, si que tengo ciertas pegas con el apartado mecánico del titulo, os pongo en situación para que me entendáis. Con el pretexto de que Kasuga, es amante de la saga Dragon Quest, la franquicia de Yakuzas, pasa del genero Brawler ya prácticamente dominado por la empresa, a ser un JRPG con toques de Sandbox, con sus más y con sus menos, pero sobre todo con algo siempre presente: Que se nota a la legua, que es la primera vez que la gente de Ryu ga Gotuku Studio, hace un juego de este genero. Pero no me refiero a nivel de combate en sí, sino en pequeños detalles que van lastrando poco a poco un sistema de turnos, que empieza siendo "notable" para acabar siendo "aceptable".

Empezando por los elementos Sandbox. Nos podremos mover libremente por el mapeado (siempre que no haya ninguna zona bloqueada) podremos usar maquinas expendedoras, visitar diferentes establecimientos, participar en diferentes minijuegos como el dragon kart, recogida de basuras, karaoke, dardos, bolos. etc. Tenemos una vez desbloqueado, hasta toda un sistema de gestión de empresas. Podremos hacer diferentes misiones secundarias, ir al cine o relajarnos un rato en el bar que suele frecuentar nuestra pandilla e incluso tenemos diferentes misiones terciarias, con algún que otro coleccionable. En este apartado lo que más brilla son las secundarias, que lejos de ser aburridas, nos introducen a diferentes sub-tramas o situaciones donde vemos a nuestro protagonista en otro contexto, hacer lazos con otras personas e involucrarse en el mundo de Yokohoma, con guiños a otros juegos de la saga u obras de otras franquicias, combinado con momentos o bien desternillantes o bien que nos harán sonreír o soltar alguna que otra lagrimita. No me puedo olvidar de todo el sistema de atributos sociales heredado de la trilogía actual de la saga Persona, que nos permite involucrarnos en ciertos diálogos y que se puede incrementar a base de estudiar en una academia.

El problema esta en otras cosas. El desplazamiento por el mapeado es horrendo, una vez desbloqueadas todas las áreas, el viaje rápido solo nos lleva a unas cuantas y son las más cercanas al bar antes mentado o las entradas de otros municipios (Sí, viajamos a otros lugares) hay localizaciones muy grandes, donde es farragoso moverse, con enemigos desperdigados por todo el mapa, difíciles de evitar, de forma constante (hay un objeto que los elimina, pero se desbloquea muy avanzado el juego, casi por el clímax) las tiendas a nivel de progresión ofrecen muy pocas mejoras en primera instancia, solo hay un par que compran  nuestros objetos y están, una que se avanza en la trama, muy mal ubicadas. Además del que todo el contenido terciario, esta muy sometido a las modas actuales y se siente muy pesado, ya que engloba misiones de recoger objetos y derrotar enemigos sin ton ni son, para ganar dinero, sin aportar mucho más al conjunto y que a titulo personal, sobra bastante.

No puedo dejar este apartado, sin dejar constancia, también del diseño de algunas misiones que nos obligan a reunir ingentes cantidades de dinero, para avanzar en ellas o directamente en la trama principal, para extender pobremente la duración del titulo, ya que valga la ironía, por mucha gente que ayudemos, poco nos pagaran, teniendo que acudir a determinados "farmeos" de capital para avanzar, ya sea haciendo contenido de "paja" u forzándonos a trabajar en la empresa de gestión...


Esta vez sí, entrando en el apartado RPG, veremos a los enemigos en la calle y cuando entremos en contacto directo, entablaremos el clásico combate por turnos, con la diferencia de que los personajes se mueven durante el mismo. Esto hace que el posicionamiento sea crucial, porque por ejemplo si intentamos golpear a un enemigo muy alejado y pasamos a través de sus colegas, lo más probable que nos corten el paso y encima nos hieran. Todo esto combinado con realizar buenas estrategias, saber que movimientos utilizar, la posibilidad de racionar las invocaciones, tener en cuenta las debilidades elementales y demás, para poder salir airosos. Además tenemos todo un sistema dividido en clases y niveles, que a mi parecer, no esta todo lo bien implantado que debería... Ya que aunque disponemos de variedad en los trabajos, a la hora de la verdad, es muy fácil jugar sin salirse de lo establecido, ya que las profesiones básicas de nuestro grupo, son bastante útiles a la par que equilibradas, además de que subirlas, junto con el nivel propio de los personajes se convierte en algo engorroso. Por lo que a la hora de la verdad, habrás probado un par de clases en cada uno, habrás visto cual es la más cómoda tanto para ese miembro como para ti y no te habrás salido mucho más de ahí... 

Como inciso también añadir, que los trabajos femeninos de esta entrega me parecen los más estereotipado y falto de creatividad, que podría tener, pero como se nota que el director, esta chapado a la antigua...

Otro factor que le veo negativo a la obra, es la imperiosa necesidad de "grindear" ya que llega una parte en la historia, que los enemigos empiezan a subir de nivel de forma abismal y no hay forma de alcanzarlos, a base de repetir mazmorras, que por otra parte no han desbloqueado aún su potencial... Este punto se hace particularmente doloroso, cuando llegamos a determinada parte de la obra y nos enfrentamos a dos jefes muy superiores a nosotros tanto en capacidad como en nivel, pero el juego no nos ha dado las herramientas adecuadas para hacerles frente. Siendo el climax, una constante en eso, a menos que hayamos invertido horas extra en la arena de combate, que aparte de niveles y algo de equipo, no nos va a dar mucho más. Y ya que estamos hablando de repetir combates, una opción de acelerar la velocidad de los mismos, combinado con un verdadero sistema ajustable de ratio de aparición de enemigos hubiera sido lo suyo, realmente.

Y aunque cada vez que se pelea, se siente que el juego te permite probar ideas o estrategias, esto no se cristaliza realmente, hasta el post-game, que es cuando el juego nos da la oportunidad de acceder a niveles extras de ciertas mazmorras, repetir otra con los enemigos cambiados y el jefe secreto. Pero como no, para sacarle todo el jugo a este nuevo contenido, como no, toca sentarse a hacer nuevamente labores de "grindeo" y sí que sí, experimentar con todo un sistema de profesiones que nos obligara a pelear y pelear, una y otra vez contra los mismos enemigos, a menos que nos hayamos dejado tramas de nuestros aliados o secundarias de por medio.


Antes de las conclusiones finales, quiero mencionar levemente el apartado grafico y sonoro. Aún siendo nuevo en la franquicia he podido notar que Like a Dragon, tiene un diseño artístico impecable, unas localizaciones muy vivas y sobre todo unos gráficos maravillosos, eso sí, con el motor mejorado a la par que heredado de Yakuza Kiwami 2, anterior juego de la franquicia en salir al mercado, ya que aunque no lo parezca, el ultimo juego de Ryu ga Gotoku Studio, recicla muchos assets y diferentes elementos de los anteriores juegos de la saga, así como de Judgment y de Firth North Star. Cosa que per se, no lo hace inferior, pero del que si uno, si rasca un poco, algo puede sacar.

Por otro lado a nivel musical, si que tiene muchísimos temas originales, para esta ocasión, centrándose en batalla, en ser espectaculares, combinando elementos de la música electrónica como pueden ser el tema de combate de Yokohoma, el de uno de los jefes de la mafia o el de la pelea con uno de nuestros antiguos aliados. Pero también dispone de temas más sosegados como: Friendship o The Only Way Out entre muchos otros. Especial mención para el ending que esta lleno de energía y es una balada a nuestro héroe y el inmortal Bakamitai que vuelve al minijuego del karaoke una vez más.

Ya sí, con sus y sus menos, no puedo negar, que Yakuza: Like a Dragon, ha sentado un precedente en todos lo que hemos completado, el viaje que he hecho con Ichiban Kasuga, persiste en mi memoria, y aunque si bien es cierto, que a nivel jugable, tiene asperezas, sabiendo que ahora la franquicia, seguirá enfocada al RPG, solo puedo esperar que esto mejore, porque a nivel narrativo y temático, es lo mejor que he jugado en su genero, en muchísimo tiempo, solo siendo superado por supuesto por el sobresaliente, 13 Sentinels Aegis Rim

Ya seas habitual o no, en la saga Yakuza, te invito, a jugar a esta gran obra, que si le das una oportunidad ¡Estoy seguro que no te decepcionara!

4 comentarios:

  1. La saga Yakuza es a día de hoy una de mis grandes cuentas pendientes. Me compré el primero que salió para PS2 y ahí se quedó esperando su turno. Ahora hay tantos que ya he perdido la cuenta.

    La verdad que muchas veces me entran ganas de jugarlos, pero entre que no sé si tienen relación unos con otros, o si hay que jugarlos en algún orden concreto, sigo sin saldar mi deuda xD

    Más allá de eso, yo pensé que era una cosa más tirando al beat'm up de la vieja escuela, y veo que tira más hacía un rollo RPG que me ha dejado el culo bastante torcido :S

    No tiene mala pinta, pero no sé si la saga Yakuza, tal y como ha evolucionado, está hecha para mí XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver te voy comentando por partes xD

      La saga Yakuza tiene actualmente 7 juegos de la saga principal, en la que Like a Dragon, es el ultimo de todos. Después tiene varios Spin-Offs como son los Ishin, el dead souls o el Judgment. En principio la saga principal va como va la historia empieza en el 0 y llega hasta el ultimo, sin embargo hay varias maneras de afrontarla.

      Puedes empezar por este que he analizado y luego volver a Yakuza 0 o saltar directamente al 1. Ya que Like a Dragon aunque continua la historia global, tiene un protagonista nuevo, en nuevo entorno, por lo que los villanos, situaciones y demás son totalmente nuevos, exceptuando algún que otro cameo de personajes de los anteriores, por lo que es buen punto de partida para el novato, pero también se disfruta si te has jugado a los anteriores. La otra es empezar por el 0, que aunque salió mucho después que el primero, pasa 20 años antes y te pone en contexto de muchas cosas que después se tocaran en el primero. La otra es jugarlos más o menos en orden desde el primero o mejor dicho desde el kiwami que es el remake del primero de PS2, hasta el like a dragon, jugando el 0 o inmediatamente después de terminar los dos primeros o ya, cuando te pasas el sexto.

      Respecto al sistema, la saga siempre ha sido beat'em up; Like a dragon iba a tener ese sistema también, pero por el Aprils Fools de 2019, se enseño una preview con el sistema RPG y acabo gustando tanto a los fans, que acabo, pasando a ser la estructura base del juego. Como ahora ha sido uno de los Yakuzas más vendidos, los próximos de la saga principal, van a utilizar este sistema para todos los juegos posteriores, dejando el brawler para los spin-offs.

      Respecto a si te mola o no, ya eso es cosa tuya, la saga tiene una narrativa tremenda y unos personajes con puro carisma, aunque claro, muy a la japonesa, porque viene de donde viene, además que quitando el primero de PS2, el judgment y este, todos los demás están en ingles con voces en japo, cosa que echa a más de uno para atrás, pero como sandbox también funcionan de cine. Te recomendaría investigar más a fondo y si te animas tirar de este, el 0 o el kiwami para empezar, porque el original de PS2 ha envejecido de aquella manera.

      Espero con este tocho poder haber aclarado algo Suso, un saludo ^^

      Eliminar
    2. Pues te agradezco mucho tan extensa explicación. O sea que realmente no todos tienen sistema RPG y veo que hay más que son beat'm up, eso ya me gusta más y me anima un poco a dar el paso.

      Lo poco que jugué del primero me gustó bastante así que eso no es impedimento, simplemente que viendo todo lo que había ido saliendo pues no sabía muy bien por donde pillarlo, pero ahora ya me queda bastante más claro.

      Ya que lo tengo le daré una oportunidad al de PS2, si veo que me mola el rollo iré descubriendo la saga, ya sabes que no suelo ponerle muchas pegas a los juegos de antaño XD

      Un saludo Spiegel!

      Eliminar
    3. Realmente tengo que aclararte que cuando dije 7 en verdad eran 8 de la saga principal. Por lo demás ya me vas contando que te parece. Respecto a tu experiencia con la saga ya me iras contando que tal, por que yo estoy más o menos igual que tu. he jugado a unos cuantos, pero me tengo que poner al día, ya que son bastantes juegos y no son juegos de un par de horas precisamente... Pero bueno, te diría que cuando pruebes el primero en PS2 ya des el salto al 0 o al Kiwami 2, porque vas a flipar en la diferencia abismal...

      De nuevo un saludo Suso ^^

      Eliminar