domingo, 13 de junio de 2021

Mis disculpas a Kingdom Come Deliverance


Los que llevéis tiempo leyendo mis andaduras por las redes y sobre todo por el blog, sabréis que soy un obseso de la cuarta entrega de The Elder Scrolls, pero sobre todo que esta, cambiaria mucho mi percepción sobre los videojuegos, especialmente sobre los relacionados con el RPG, en menor o mayor medida. Aunque no consiguiera hacer clic, con Skyrim, siempre estuve buscando una obra similar a Oblivion, que pudiera dejarme las mismas buenas sensaciones, que tantos años atrás tuve, así es como en el 2018 me vi atraído por la opus magnum de Daniel Vávra.

Sin embargo, como viene ya sucediendo con los candidatos de estas entradas, tampoco conseguí conectar con el juego. En mi imperiosa necedad, lo compre prácticamente de salida, dejándome llevar por el hype, dándome la hostia al poco de jugarlo, llegando a la conclusión de que no era capaz de entrar ni por lo sistemas que comulgaba, ni por la intensa cantidad de bugs, que poblaban la experiencia. Kingdom Come acabo relegado a la estantería y posteriormente al cajón de los juegos de segunda mano, de un GAME, de mi localidad. Pero aun así, una espinita se me quedo clavada, el tiempo paso, probé otros videojuegos, mientras WarHorse, arreglaba el juego y la necesidad de darle nuevamente una oportunidad, regresó.

Por desgracia, la suerte no estuvo de mi parte, y desaproveche muchísimas oportunidades de jugarlo, primero por llegar tarde a la oferta de la Epic Store y posteriormente por tardar demasiado en empezarlo en el Game Pass. Nuevamente el tiempo paso y aunque el juego ocupa leves retazos de mi memoria, jamás parecía que llegase el día para catarlo, hasta que, este año, unos amigos, sin saber muy bien que regalarme, irónicamente, acabaron dando con la clave. Y como quien no dice la cosa, acabe conectando con la obra, de una forma, que no imaginaria...

Hoy nos toca pararnos un poco a ver, como ha evolucionado las desventuras de Henry, especialmente en su versión completa, pulida al máximo, convertida en un juego de culto, varios años después con una secuela cada vez más a la vista.


La trama nos pone al control de Henry, hijo del herrero de Skalice la plateada, comandada por Sir Razdig Kobyla. El tutorial se desenvuelve en la pequeña villa y no solo nos introduce a las mecánicas de juego, si no, además a los diferentes personajes que pueblan la zona, a futuros aliados y adversarios, así como a los diferentes conflictos políticos e históricos que permean a todo el conjunto de la obra. Posteriormente perdemos a nuestra familia, a nuestro pueblo, viéndonos obligados a huir como sucias ratas, mientras las huestes de Segismundo, nos dan caza y saquean todo a su paso. Esto llevara a nuestro protagonista a ser acogido, para luego saltarse la custodia impunemente, volver a su tierra, intentar enterrar a sus progenitores y finalmente ser sorprendido por bandidos, los cuales, le dejan moribundo, robándole el único recuerdo de su padre que le quedaba. Iniciando con ello toda una espiral de venganza, traiciones y política.

Lo interesante de la historia es lo que pretende hacernos sentir, ya que en todo momento quiere que nos pongamos en la piel del joven, ahora sin un futuro por delante, que crezcamos con él, que poco a poco vayamos viendo como desenvolvernos, mientras le somos de utilidad a nuestro señor, un noble, que en primera instancia poco parece preocuparse de nosotros, pero con el que gracias a la diversas interacciones, forjamos unos lazos a nivel de avatar-personaje, difíciles de olvidar. Si bien es cierto, que la gran aventura de Henry, aquí solo es la punta de iceberg, KCD (Kingdom Come Deliverance) apunta a algo más grande, algo que parece que no puede contarse en una sola entrega, cociéndolo todo a fuego lento. Eso sí, nos aportara tanto momentos más épicos, como más pausados, llevándonos a todo tipo de situaciones y con ellas a todo tipo de rincones, pero sobre todo los diferentes estamentos, de la Bohemia de 1403.

Como todo en esta vida, su cantidad masiva de contenido en todos los frentes, tanto narrativos como secundarios, hace que para exprimirse bien la narrativa, la abordemos directamente, de forma continuada, cuando estemos preparados tanto a nivel de estadísticas, como de equipamiento. Si no, lo más probable es que no solo no podamos hacer frente a los diferentes desafíos, además sentiremos los acontecimientos diluidos, al tener tantas horas de actividades aparte encima. Por otro lado, como pasaba en el ultimo Yakuza, para avanzar tenemos que desplazarnos constantemente entre localizaciones muy alejadas entre sí, con un viaje rápido, que antepone el realismo a la comodidad del jugador. Porque esa es otra, la simulación del medievo, es uno de los grandes puntos a los que la experiencia pretende llegar en todo momento, no siempre con los mejores resultados, todo hay que decirlo...

Por ejemplo, hay momentos donde por temas de guion entramos a batallas multitudinarias. Son muy escasas durante el desarrollo tanto de la historia principal como de los DLC, pero están muy mal medidas, todo debiéndose al tema del scripting, ya que se sienten muy artificiales, siendo muy abundantes durante los conflictos, ya sean por arengas de comandantes a las tropas, momentos de destrucción de estructuras, colocación de elementos o incluso situaciones donde nos encontramos cara a cara, con nuestros adversarios. También quiero aprovechar para dar un pequeño giro y mencionar levemente el contenido adicional, que aunque añade nuevos elementos de interés a nivel mecánico, a nivel de narrativa, exceptuando la primera mitad del ultimo, que nos permite controlar al interés amoroso de nuestro protagonista, añadiéndole un nuevo color a ese magnifico prologo, el resto solo añaden contenido secundario, que no tiene demasiado que decir u ofrecer a todo lo que conforma el conflicto principal.


Continuando a nivel de diseño, si bien es cierto que ese supuesto toque de simulación, le da un enfoque particular a la obra, junto con una curva de dificultad pronunciada, de la cual ir aprendiendo conforme vamos creciendo con Henry. Se nota muchísimo la influencia de las obras de Betsheda en el conjunto, tanto para bien, como para mal. El condado de Bohemia no es tan grande como otras provincias de carácter ficticio, pero se siente igual, hay mucho que hacer y no todo merece realmente nuestro interés o tiene un impacto, mucho más allá de recompensas económicas o determinadas posesiones. En determinadas secundarias, pero sobre todo en la trama principal, es donde nos infiltraremos en el clero, conquistaremos a nuestro amor platónico, decidiremos el destino de "ciertos" campesinos o fundaremos nuestra propia villa. Dejando a las actividades, el equivalente a misiones terciarias, en cosas tan nimias, como limpieza de enemigos, apuestas, torneos o robo de determinadas posesiones, conformando estas además el gran grueso del contenido opcional de la obra. Esto ha conseguido que tras 80 horas, aun me quede muchísimo que ver en el juego, pero sin embargo, no sienta interés alguno en hacerlo...

Ahora sí, a nivel mecánico, tanto sus intenciones como sus influencias, permite que el estilo establecido se sienta tanto familiar como fresco, donde el intento de simular las sensaciones de un joven prometedor de esa época, sean las que cobren peso, tanto en el mejor, como en el peor de los sentidos. Por citar alguno de los sistemas, tenemos el combate que está recreado para ser un completo baile de espadas entre dos combatientes, donde los enemigos por muy sencillos que sean en primera instancia, son duros adversarios, donde saber medir las distancias y cuando golpear es crucial. Acaba viéndose empañado cuando entra más de un rival a la ecuación ya sea para un bando u otro, convirtiendo la pelea en una, en la que los números es lo que más importa... Otros sistemas aplican lo visto en predecesores, con cierto toque de realismo. Como por ejemplo, el sigilo, donde entran factores como el ruido, nuestro olor o la visibilidad de nuestros ropajes, pero más allá de eso, se siguen empleando los mismos esquemas para tantos otros. Lo que aunque en primera instancia pueda requerir un constante aprendizaje, en diferentes mecánicas, al tener un toque conocido es más asequible, pero sobre todo más satisfactorio, una vez se asignan bien los avances a la vez que se dominan cada una de ellas, teniendo no sólo a nuestra representación en la obra, más preparada, si no, más cercana a nuestro estilo de juego, dentro de las posibilidades que se nos brindan. 

Eso si, en otros como la forja o creación de brebajes, aunque en un principio puedan parecer tediosos tienen matices interesantes, que hace de la labor todo un minijuego propio. Eso combinado con los dados "Farkle" una actividad muy empleada en muchos encargos independientemente de su índole, nos mantendrá ocupados, un buen puñado de horas, e incluso será todo un sistema con posibilidades de controlar. Además como también deberemos mantener las necesidades de Henry a raya, elementos como la comida, el sueño o la energía serán vitales para seguir adelante y también influirán en otros elementos propios como el comando de espera o el desplazamiento por el mapa, ya sea por nuestro propio pie o utilizando la orden de viaje rápido antes mencionada. Aunque como todo en esta vida, existen ciertos atajos para que estos percances o no se den, o se suavicen, pero requiere de nuestra parte investigar, a la par que asignar adecuadamente los recursos que se nos dan, cosa que por otra parte, sin tirar de externos o de intentos, es difícil de deducir a la primera de cambio.


Por otra parte, durante mi experiencia con la obra y gracias al pulido de la última edición disponible, apenas me he encontrado fallos gráficos o bugs resaltables, por mencionar algunos, en ciertas situaciones que tras esperar, no se activan los eventos que dan lugar a la misión en las que nos encontramos inmersos, otro muy molesto que se da en el inventario cuando estamos comprando o vendiendo, sucedido tras bastantes decenas de horas juego, junto con alguno que otro eventual que se da tanto en la IA aliada como enemiga, durante las diferentes guerras que se suceden durante el juego, punto ya mencionado, que necesita pulido con urgencia en una posible secuela. Por otro lado se achaca mucho en otros textos el funcionamiento del inventario, que se suele tildar de poco intuitivo o engorroso. Pero nada más lejos de la realidad, al estar organizado todo por pestañas, su navegación funciona de una forma similar a otras obras como el sempiterno Oblivion, el cual presenta una distribución de menús, bastante simple en primera instancia, pero con atajos, accesos y pequeñas opciones que facilitan toda la distribución de objetos. En KCD donde vemos un menú parco y falto de desarrollo es, en el, de los compinches, especialmente en el de nuestra montura, que hace de nuestro segundo inventario, así de como almacén portátil, por el que cuesta moverse constantemente al estar todo los objetos de diferentes categorías, aglutinados, sin ton, ni son...

Lo que sí, mantiene entre las primeras versiones de 2018 y la versión final, es sus inmensos tiempos de carga, cerca de 5 minutos de reloj para poder ver el menú principal, al menos un minuto adicional para cargar el archivo de guardado, otro minuto extra, cuando entremos a determinadas zonas u edificaciones, a veces cuando dormimos u esperamos, tenemos que ver una pantalla de carga, tras ver como incluso el circulo de tiempo se ha consumido por completo y por supuesto no olvidemos determinadas conversaciones, sean nimias o vitales para la trama, muchas no harán entrar en una pequeña espera de al menos 30-40 segundos. Por lo que os recomiendo que si os vais a poner con la obra y tenéis prisa o andáis cortos de tiempo, mejor dejadla para otro momento. Por suerte a la hora de abrir el menú de guardado, moverse en tiempo real dentro de las diferentes ciudades o extensiones de campo, abrir el inventario, examinar objetos, ejecutar ciertas acciones como el viaje rápido o comunicarnos con nuestro perro, se hace de forma muy veloz. Por lo que una de cal y otra de arena.

Respectando a todo el tema grafico, si bien es cierto que el trabajo de modelado de WarHorse Studios es excelente, sufre problemas relacionados con la carga igualmente, siendo especialmente sangrante en los modelados de los personajes. Que un edificio se encuentre levemente pixelado o sin alguna textura cargada, no llega a ser realmente importante, pues todos comparten diseños muy comunes y no es algo en lo que fijarse especialmente, transcurridas unas cuantas horas; lo doloroso es cuando llevamos decenas y al acercarnos a determinados personajes, tenemos que conversar un rato con ellos, para que se procesen adecuadamente, las facciones en sus rostros, las formas de su pelo o determinados elementos de su vestimenta, es especialmente sangrante con NPC con nombre y cargo, además de que duele incluso más, cuando se da durante algunas de las cinemáticas del juego, que es cuando se supone, que se tiene que mostrar el musculo grafico y el portento del fotorealismo, la obra aún se encuentra cargando los diseños para terminar de rematarlos, cuando esta a punto de acabar la escena en cuestión, perdiendo parte del efecto en el proceso... Por supuesto, a nivel sonoro, encontramos toda una amalgama de melodías que sin ser espectaculares mantienen el ritmo, dan consistencia como acompañamiento y van cambiando en función de la situación o el momento de la trama donde nos encontremos.

Queda decir, que todo estas observaciones, las he sacado de probar el juego varias decenas de horas en una consola Xbox One S, la primera vez que probé esta obra, fue en una consola de Sony y fue en su versión de salida, más primigenia, con un rendimiento muchísimo peor en todos los sentidos, así que, no se sí ahora rendirá mejor allí, en una One X, en las consolas next-gen o incluso como funcionara la versión que pronto nos llegará a Nintendo Switch.


En definitiva, pese a todas las aristas que haya podido sacarle al trabajo de Vávra, solo puedo decir que su trama me ha encandilado, cuando cerré la historia, quise saber que pasaba a continuación con esos personajes a los que había acompañado de una manera u otra durante tantas horas, que será a lo próximo a lo que se enfrente Henry, pero sobre todo que más tenía para aguárdame, Bohemia, un paraje medieval único cercano a los 10 Km, con todavía muchas cosas por descubrir, muchos entramados en los que aún meterse y muchas cosas aún que intentar lograr. Pero a la vez siento que necesito parar, pues en las ochos decenas de horas que le he dedicado, no he hecho aún todo lo disponible, y hay otras historias en las que también tengo ganas de sumergirme.

Sin duda KCD, es angosto, no esta hecho para cualquiera y entrar sin ayudas o sin ganas, es el equivalente a tirar la oportunidad hasta que vengan tiempos mejores. Pero al igual que determinados títulos que piden más de nosotros, si conseguimos conectar y adaptarnos, conseguiremos una experiencia en principio única, que nos dará una satisfacción inmensa y unas sensaciones, quizás no iguales a las que a mi me dio la primera vez la cuarta entrega de The Elder Scrolls, pero sí cercanas a esa misma ansía de sumergirme en ese mundo e invertir cada segundo necesario para vislumbrar cada uno de los recovecos de los que dispone, mientras me divierto en el proceso, y eso es algo, que últimamente he podido decir de obras de una longitud tan masiva.

Con sus más y con sus menos, estoy seguro que si le dais, la oportunidad, pero sobre todo conseguís hacer clic, entrareis a un entramado medieval bastante entretenido, combinado con toda una extensión de tierra, llena de posibilidades e intereses, pero sobre todo os otorgara muchas horas de diversión, por muy poco, y eso para mí, después de mi desilusión con tantos y tantos herederos de Skyrim, pero sobre todo del género Sandbox, es suficiente, pese a todas las horas que he tenido que emplear para superarlo...

¿Preparados para sumergiros en las intrigas de dos hermanos para ser el verdadero rey de Bohemia?

4 comentarios:

  1. Yo recuerdo que estuve tentado de hacerme con él porque me gusta la temática medieval. Pero me echó atrás el hecho de que necesitara un parche que ocupaba casi el mismo tamaño que el propio juego y, dado que me interesaba tenerlo en físico, me dije a mí mismo que ahí se quedaba. Imaginé que acabaría saliendo una versión ya arreglada y con los DLC, como así fue, pero mi interés se desvaneció y no ha regresado.

    Y ahora, tras leer tu análisis, me reafirmo en mi decisión. Es una lástima, pero "Kingdom Come Deliverance" no pasará por mis manos si, a estas alturas, sigue presentando tantos problemas. Hay otros juegos del mismo estilo/género/temática a los que poder jugar aunque, la verdad, el enfoque actual que se les da no sé yo si es el más adecuado. Quizá hable de ello en el blog...

    Gran trabajo como siempre, Spiegel. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya te digo, en principio caí en el hype, lo pille, lo vendí y ahora que lo he rejugado me parece muy buen juego, pese a todos los errores que he comentado en la entrada, sin duda alguna lo más probable es que en algún momento lo retome ya sea para acabar lo que me quede o rejugarlo, porque el juego esta bastante bien, por lo que podría aparentar a simple vista y pese a los fallos mentados...

      Respecto a videojuegos del mismo palo herederos de los juegos de betsheda no se si hay tantos, ahora saldrá uno, pero más allá de eso, no sabría que decirte la verdad, por lo que ya como tu veas, porque ahora KCD, no esta apenas caro para ps4 y one, y aunque hay que instalar cositas, la royal edition a mi me peso 65 GB, que no es tanto comparado a los ciento y pico gigas de RDR2, FF VII Remake o FFXV por poner algunos casos.

      En fin Emilio, gracias por pasar y un saludo ^^

      Eliminar
  2. Yo estuve bastante tentado en su momento, pero me entró una fatiga tremenda adentrarme en un mundo así de grande y con tantas cosas por hacer.

    De haber salido hace unos años cuando tenía tiempo y ganas, hubiera caído de calle, especialmente porque su temática me gusta muchísimo. Lamentablemente, a día de hoy estoy seguro que terminaría cogiendo polvo en una estantería.

    Con todo y con eso, el juego buena pinta tiene, pero como digo, no es para mí :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que es como muchos de los exponentes de los ultimos años del genero, bastante extenso, con muchas cosas por hacer y mucho por ver. Ya te digo la experiencia lo merece, pero si de verdad tienes las ganas de sumergirte en ella y pasar muchas horas a los mandos, si no, mejor dedicarse a cositas más cortas.

      Te entiendo en ese sentido, así que en esas circunstancias mejor no comprarlo entonces, es una pena, porque ya te digo, el juego merece mucho la pena, mucho mejor que exponentes del genero como Skyrim o Fallout 4 entre otros.

      En fin, gracias por pasarte Suso y un saludo ^^

      Eliminar